2017ko azaroak 20, astelehena
Gipuzkoa 1936

PUBLIZITATEA recorte

ARGAZKIAK

  • foto
  • foto

EGUNAREN ALBISTEA


PALPITACIONES

Larunbata, 1936ko irailaren 5a

Páginas:

FRENTE POPULAR

ANO I
DIARIO DE LA REPUBLICA
NUMERO 41

Redacción, Oficinas y Talleres: Garibay, 34.
Teléfonos: 14.621 y 14.634.
San Sebastián, sábado, 5 Septiembre 1936


SINCERIDAD Y SERENIDAD

Anoche se dirigió el gobernador civil, por medio de la Radio, a todos los guipuzcoanos, informándoles de la realidad del momento. Sus manifestaciones, recogidas con todo interés por la opinión en general, han valido para desvirtuar informaciones tendenciosas, nacidas, unas veces por el temor pueril de las gentes sencillas; otras, por el malintencionado propósito de los traidores que, ocultos en el anonimato, lanzan a voleo su mala semilla con el insano propósito de producir alarma entre la población civil de Donostia.

Las palabras del gobernador civil, que son un magnífico exponente de sinceridad y de serenidad, dberán ser asimiladas por todo guipuzcoano verdaderamente amante de su país. Ellas son la expresión puramente veraz del momento. Darlas otra interpetación, volver después de ser conocidas a lanzar o a recoger especies malévolas encaminadas a producir la confusión, será tanto como incurrir en la vileza de transformar la verdad, con daño de la verdad misma y de la causa que todos venimos obligados a defender.

Firmemente convencidos de ello y de la necesidad de llevar a los cerebros más sencillos este convencimiento, volvemos sobre el tema para ampliarlo y decir, con toda claridad, aquello de que todavía no han querido muchos convencerse y es, a saber:

Los guipuzcoanos nos encontramos, en contra de nuestra voluntad, metidos de lleno en el fragor de la guerra, DE LA GUERRA. No en las convulsiones de una revolución fácil de dominar, sino en una guerra cruel, terrible, dolorosa. Los que no lo quieran ver así, seráun una de estas dos cosas: o estúpidos o enemigos. Estamos en guerra, de la peor condición de todas las guerras conocidas. En guerra civil, con un enemigo dispuesto, en la convulsión de su sevicia, a todas las atrocidades, a todos los barbarismos. Contra tal actuación de nada valen las jeremíadas, los lamentos y las imprecaciones. Todo acto de debilidad, de temor, de irresolución es un arma dada al enemigo. Este, sus actos lo demuestra, no entiende de sentimentalismos, de sexos, de ideas, de clases Aspira a imponerse por las armas y por el terror. Contra esta actuación no cabe otra que la de empuñar las armas y oponer al terror la serenidad. Ser hombres en el frente y ser hombres en la retaguardia. Ni desmayos ni vacilaciones. Entereza en la lucha, en la resistencia, en la ofensiva.

Decíamos antes que las gentes no han querido enterarse, aún, de que estamos metidos de lleno en el fragor de una guerra. Y las primeras e inmediatas consecuencias de una guerra son la invasión de territorios, la lucha por defenderlos, el avance hoy y el retroceso mañana, el juego de progresión y retirada en el que van cayendo o afirmándose los peones hasta llegar a la fase de la batalla final.

Hasta el día de hoy, el enemigo, a favor de la sorpresa, de la acumulación de un mejor armamento, de la desorganización del pueblo, ha podido avanzar en una parte del territorio guipuzcoano. En su avance llegó hasta las puertas de Irún, donde ha quedado detenido y donde está detenido.

Esto, que es una verdad incontestable, podrá ser doloroso, molesto y desagradable, pero es eso: una verdad. Si los facciosos no hubiera tenido posibilidaes de conseguir algunos objetivos en la lucha que vienen desarrollando en todo el territorio español, hubieran sido vencidos al día siguiente de haber producido el levantamiento. Si van dos meses de lucha, indudable es que sufren en unos lados rudo asedio y en otros son ellos los que atacan. En la distribución de frentes en el campo de la lucha nos ha tocado a nosotros, fronteros a la carlista y traidora Navarra, aguantar el empuje de los requetés, de la facción, hasta de la morisma. Y a ello hemos respondido como debíamos de responder y como responderemos en lo sucesivo.

Dijimos en cierta ocasión: “No pasarán”. Y lo seguimos diciendo. No pasarán. Lo cual no quiere decir que en determinado momento o circunstancia no consigan un avance parcial, porque la guerra es acumulación de elementos de combate y empresa sujeta, como todas, a las veleidades adversas o favorables de la fortuna. Es una partida en la que el uno de los contrincantes se apunta alguna de las primeras bazas, no habrá de ser ello argumento para dar por seguro su triunfo final.

Así ha sucedido en este caso. Por razones perfectamente explicables, entre otras muy elocuentes el tiempo que nos hicieron perder en Loyola los militares sublevados, pudo el carlismo poner pie en buena parte del territorio guipuzcoano. Llegaron a Tolosa y la sobrepasaron. Llegaron a Oyarzun y fueron detenidos en Oyarzun. Llegaron a Irún y están detenidos delante de Irún.

Porque esta es la verdad verdadera. En Irún no han entrado los carlistas, los facciosos. Cierto es que sus fuegos, su fusilería, tienen por trayectoria muchas calles de Irún; pero no es menos cierto que obtienen de continuo la réplica de los fusileros iruneses.

¿Cabe, por tanto, que nadie que no sea un mal nacido pueda afirmar lo contrario y tratar con su estulticia o con su mala intención llevar la alarma a la población civil de otros pueblos guipuzcoanos=

Ante Irún y sin poder entrar en Irún llevan los facciosos, después de desarrollar las más terribles ofensivas, más de un mes. Han entregado a la muerte a centenares de pobres soldados engañados, a mercenarios del Tercio, y no han podido pasar. Y no sabemos si podrán pasar. Mas supongamos que pasaran y formulamos la interrogante:

¿Qué podrá suceder después?

Pues muy sencillo.

Que todo avance que traten de iniciar obtendrá la misma y adecuada respuesta que ha recibido en Irún. Mejor dicho, una respuesta más violenta aun, por contarse de ahora en adelante con los elementos que antes no estaban en nuestras manos. Y no decimos más por que esta afirmación es de por sí bastante elocuente y sus resultados se verán pronto.

Irún, pueblo heroico y civil que habrá de figurar en la vanguardia de los pueblos libres de la historia, ha dado la lección. Ningún guipuzcoano que no sea un mal hijo de Euzkadi dejará de aprenderla y repetirla. No sólo hay que luchar como ha luchado Irún. Hay que igualarle, hay que repetir su gesta. Que Irún sea Guipúzcoa y Guipúzcoa sea Irún. Sin dudas ni vacilaciones. Con el pie firme en la arena y en el corazón la voluntad de vencer. El hombre en forma para empuñar un fusil al frente de combate. El que no sepa utilizar el arma ofensiva, agarrado a la piqueta que cava la trinchera, organizando las fuerzas de retaguardia, trabajando para abastecer de todo lo necesario a los que combaten. Con esta resistencia organizada, la victoria es segura. A mayor tesón en la contienda, mayor seguridad en el triunfo. Ni una queja, ni un desfallecimiento. Ni un reproche ni una lamentación.

Todo esfuerzo y todo dinamismo por y para la lucha. Se terminaron los ociosos y los conversadores de tertulia o de café. Todos al trabajo, de grado o por fuerza.

Irún no ha caído en manos enemigas, y ni las circunstancias lo impusieran, no sólo quedarán detenidos los traidores ante la bestialidad de su obra, sino ante los fusiles que les cierran el paso para seguir más adelante.

Quien suponga o haga circular versiones en contrario, es otro traidor más y aun pero que aquéllos, que aunque enemigos juegan la vida en la contienda.

Se lucha en Irún y en los aledaños de Irún. Fuera de allí no pasa nada. Y cuanto mayor sea el esfuerzo para detener y rechazar al enemigo del lugar en que hoy está, más lucida será la obra para evitar que la destrucción hasta ahora realizada pueda tener repeticiones.

El sagrado suelo del solar nativo no se defiende con palabras ni con lamentaciones. Y mucho menos con mentiras. Se defiende con las armas y con la vida. Y siempre será más digno ponerla en juego y entregarla bellamente ante el enemigo traidor, que no ofrendársela a éste en un gesto de impotencia del que son incapaces los guipuzcoanos bien nacidos.

Que sea así y pronto, muy pronto, tendrá FRENTE POPULAR la inmensa satisfacción de escribir con grandes titulares la noticia de que ha sido expulsada de territorio guipuzcoano la última partida de asesinos que pretendieron, inútilmente, aniquilar su territorio y sojuzgar a los hombres libres que lo habitan.


Compañeros:
Ni un solo combatiente debe desmayar. En los frentes está la victoria


EN LOS FRENTES DE COMBATE
Las fuerzas rebeldes desarrollan su máxima intensidad ofensiva sobre la zona fronteriza

Inactividad en el frente sur.-En el sector de Mandubio, las fuerzas leales obligan a replegarse al enemigo

FRENTE NORTE
Otra jornada de lucha ruda. Todo el interés táctico de los facciosos se ha concentrado en la zona fronteriza, a la busca de un golpe de efecto que alivie lo precario de la situación por que atraviesa en otros sectores españoles.

Huesca, Zaragoza, Oviedo, Teruel, Córdoba, Granada, son puntos negros en el desarrollo de la sublevación militar-fascista. Puntos negros que hay que compensar allí donde la conjunción de efectivos militares hagan viables éxitos de relumbrón.

Por eso es por lo que los requetés navarros, auxiliados a última hora por mercenarios extranjeros, con los cuales quieren salvar a España, han tomado Guipúzcoa como punto de operaciones. Siempre ha sido Guipúzcoa punto especial de preferencia de los carlistas.

En su ataque sobre Irún, los rebeldes no han escatimado medios ni procedimientos. Ya es sabido hasta dónde puede llegar el espíritu cristiano de los requetés. Incluso a bombardear una ciudad indefensa y descargar sobre ella bombas incendiarias.

Desde la última hora de la madrugada, el ataque, que había sufrido un breve intervalo, adquirió nueva intensidad. Las fuerzas leales hubieron de oponerse a la nueva acometida con todo su temple y entusiasmo.

Lo mejor que podría decirse, como parte de guerra, del frente irunés, queda expresado en la alocución que ayer noche pronunció el gobernador civil de Guipúzcoa, inserta en otro lugar de este número.

Todos los combatientes del frente irunés se han concentrado sobre puntos defensivos en los cuales puedan oponerse con la máxima eficacia a los objetivos que persigue el enemigo.

En una guerra, ya queda dicho, hay azares diversos, y lo que importa es saberlos aprovechar con beneficio. Los combatientes de la ciudadanía conocen ya cuáles son las exigencias de cada hora, y a elas se atienen para actuar.


FRENTE SUR
Inactividad absoluta durante el día de ayer, pues no se puede calificar de acción militar algún ligerísimo paqueo que se produjo en la zona que va desde Hernani a Lasarte.

Nuestras avanzadillas vigilan los movimientos del enemigo y están atentas a cualquier contingencia.

No se produjo en toda la jornada ninguna operación de fondo, como ya hemos dicho.


FRENTE OCCIDENTAL
En el sector de Loyola-Azpeitia la actividad fué también casi nula durante la jornada del viernes.

Las avanzadillas mendigoizales realizaron pequeñas incursiones de reconocimeinto para localizar al posible enemigo.

Unicamente en la zona del Manduvio los rebeldes amagaron con un movimiento tactico, llevado a cabo por una columna de unos cien hombres.

Los leales, con su agilidad característica, se opusieron al intento y tras de hostilizar enérgicamente al enemigo le obligaron a replegarse bajo el fuego de su fusilería, cuasándole algunas bajas.

Ninguna otra novedad que registrar en este sector.


El nuevo Gobierno

El nuevo Gobierno ha quedado cosntituído en la siguiente forma:

Presidencia y Guerra, Francisco Largo Caballero (s.).
Estado, Julio Alvarez del Vayo (s.).
Marina y Aire, Indalecio Prieto (s.).
Gobernación, Angel Galarza (s.).
Hacienda, Juan Negrín (s.).
Instrucción Públcia, Jesús Hernández (c.).
Industria y Comercio, Anastasio de Gracia (s.),
Obras públicas, un nacionalista vasco.
Justicia, Mariano Ruiz Funes (I. r.).
Agricultura, Vicente Uribe (c.).
Comunicaciones, Bernardo Giner de los Ríos (U. r.).
Trabajo, José Tomás y Piera (E. r.).
Ministro sin cartera, José Giral (I. r.).

Composición política del nuevo Gobierno:
Seis socialistas, dos comunistas, dos de Izquierda republicana, uno de Esquerra de Cataluña, un nacionalista vasco y uno de Unión republicana.,


PALABRAS DE COMBATE
Una vibrante alocución del gobernador civil de Guipúzcoa

“Vamos a demostrale al invasor lo difícil que es ganar un palmo de terreno”

El gobernador civil de Guipúzcoa pronunció anoche ante el micrófono de Unión Radio la siguiente alocución:

GUIPUZCOANOS

Como es costumbre en ellas, alguna radio facciosa ha lanzado falsas informaciones, recogidas y propaladas por emisoras extranjeras.

Refiriéndose a la lucha heroica que está librando el pueblo de Irún contra el enemigo que pretende invadirle, ha dicho que el gobernador civil de Guipúzcoa cruzó hoy la frontera y huyó del territorio español, en abandono de sus deberes y de la misión que le tiene encomendada el Gobierno de la República.

Ya véis que no es verdad. El gobernador de Guipúzcoa, que os habla ahora, sigue firme en su puesto, como lo están y estarán todos los hombres amantes de la libertad y defensores de los principios que informan la dignidad humana, en favor de los cuales luchamos todos, contra la absurda y oprobiosa amalgama de carlistas, monárquicos, falangistas, moros, legionarios extranjeros y otras fuerzas mercenarias, que están ensangrentando y deshonrando a España.

La guerra tiene en su desarrollo azares diversos. Los hombres que luchan avazanz o retroceden con arreglo a las circunstancias que el momento determina. Esto es lo que ha ocurrido siempre, y no podía menos de suceder en los frentes de combate españoles. Los rebeldes, en un último y desesperado esfuerzo, tratan de abrirse paso en tres sectores nacionales: Madrid, Guipúzcoa y Asturias. Es lógico que en ellos acumule todos sus elementos y concentre su máxima potencia ofensiva.

Aunque sea con dolor para nosotros los guipuzcoanos, puede afirmarse sin exageración que los facciosos sometieron a Irún a una tensión agresiva que no ha tenido precedente en la guerra actual. Ello nos ha permitido la gloria y el honor de un sacrificio que amengua el esfuerzo de otros frentes, al mismo tiempo que la satisfacción de impedir que lograsen totalmente sus propósitos. Si algún objetivo lograron, no fué sino a costa de un derroche de material de guerra que hubieron de restar a otros frentes; de un temendo númeo de bajas y de un verdadero río de sangre que ellos mismos han tenido que confesar.

Esta es y será la fisonomía de la lucha en Guipúzcoa. Cada metro de terreno se defiende con una entereza y un temple de ánimo que ha repercutido más allá de las fronteras, de tal suerte, que el ejemplo heroico de Irún es discernido por los comentaristas extranjeros como un hecho que ha pasado a la leyenda.

Irún, bombardeado con una ferocidad sin límites por la artillería y la aviación facciosas, sigue siendo el Irún liberal y republicano de siempre, y la planta de los traidores no se ha posado aún sobre su suelo. Si por exigencia imperiosa de la guerra llegasen a entrar, no lo harían en Irún, sino sobre un montón de escombros, alumbrado por la pira gloriosa de un sacrificio histórico.

Así ha de ocurrir siempre. El pueblo guipuzcoano lo quiere y lo demanda. Ni moros ni cristianos renegados han de lograr sus propósitos mientars que quede en pie un solo guipuzcoano con dignidad.

Ya lo saben los traidores. Cada metro de terreno, un río de sangre. No a menor precio se puede conquistar una tierra tantas veces santa, cuyos hijos estiman la libertad y la dignidad en mucho más que la propia vida. Toda Guipúzcoa, ciudades y pueblos, ha vibrado bajo el grito de liberación y de guerra. El “irrintzi” racial salta de cresta en cresta, se corre por la hondura de los valles y penetra en los más ocultos caseríos, con la jerarquía y el ímpetu de una llamada al combate. ¡Todos en pie! A luchar y a morir. ¡Pero a morir venciendo! Porque si las circunstancias de la pugna imponen, de momento, modalidades defensivas, serán éstas de corto espacio, y dejarán paso a la acción conjunta, profunda y liberadora, que despeje nuestro suelo de la presencia de los tiranos que querían sojuzgarlo.

La historia se repite. Ya una vez el impulso arrollador del liberalismo guipuzcoano anuló, en otros tiempos, la ofensiva bárbara del carlismo opresor. Aunque la sorpresa y la traición hayan facilitado a los rebeldes algunos éxitos iniciales, tengamos por cierto que a la postre, si es verdad que la historia se repite, el triunfo se situará al lado de los hombres dignos que luchan y mueren por la libertad y por la justicia.

Es la hora de la lucha, guipuzcoanos. Tenso el ánimo y duros los corazones; nada hay que pueda vencer a un pueblo puesto en pie de guerra. No importan los azares de hoy. Tenemos que mirar el triunfo de mañana. ¡Todos en pie! Vamos a demostrarle al invasor cuán difícil es ganar un palmo de terreno en este país que ha sido cuna de libertades.

¡Gora Euzkadi!

¡Viva la República!


Después del Consejjo
LA DECLARACION MINISTERIAL

Madrid. – Se ha faciltiado la siguiente nota que contiene la declaración ministerial del nuevo Gobierno.

El Gobierno, al quedar constituído, declara:

Primero. Que, por su composición, se considera representante directo de todas las fuerzas políticas que en los diversos frentes combaten por la subsisencia de la República democrática, contra la cual se alzaron en armas los facciosos.

Habiendo considerado indispensable el presidente de la República, bajo la indicación del Gobierno anterior, ampliar la formación ministerial, para darlea una base más amplia, los partidos a que pertenecen los nuevos ministerios aceptaron tal propuesta en cuanto les fué formulada, permitiendo esta coincidencia de opiniones constituir un Gobierno que abara sectores que, si bien apoyaban al anterior, no se hallaban represetados en él.

Segundo. El programa ministerial se cifra en el firme propósito de adelantar el triunfo sobre la rebelión, coordinando los esfuerzos del pueblo mediante la unidad de acción, a fin de hacerle más provechosos.

A ellos se subordinan cualquiera otros matices políticos, dando de lado diferencias ideológicas, puesto que, de momento, no puede existir otro afán que el de asegurar el aplastamiento de la insurrección.

Tercero. Libre España de todo designio imperialista, el Gobierno proclama un pacifismo que responda no sólo al criterio unánime de los ministros, sino a las más altas conveniencias nacionales, porque la paz universal será la mayor garantía de nuestra restauración.

Cuarto. Dentro de ese espíritu pacifista el Gobierno afirma los sentimientos de amistad de España hacia todas las naciones y su devota adhesión al programa que sirve de base a la Sociedad de Naciones, esperando que en justa correspondencia nuestro país obtenga de las demás naciones el mismo respeto que habrá de guardarlas.

Quinto. El Gobierno manifiesta asímismo su inquebrantable resolución de mantener a toda costa la integridad del territorio nacional ante los peligros de este orden que pudiera representar el éxito del fascismo.

Sexta. El Gobierno saluda con el mayor entusiasmo a las fuerzas de tierra, mar y aire y a las milicias populares que defienden la legalidad, y en justa correspondencia el Gobierno procurará hacerse digno de tan heroicos combatientes, cuyos legítimos anhelos en el orden social encontrarán en él un valedor muy decidido.


FRENTE POPULAR
Teléfonos del diario
14.634 Y 4.621


El enemigo no tiene patria ni religión. Lo proclama a voces el predominio romano en esta rebelión, así como las tropas moras lanzadas contra nosotros. No les interesa el cristianismo ni el patriotismo, sino la dominación por su parte y la servidumbre por la nuestra. Esto está bien claro

2006 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net