2017ko azaroak 17, ostirala
Gipuzkoa 1936

PUBLIZITATEA recorte

ARGAZKIAK

  • foto
  • foto

Osteguna, 1936ko abuztuaren 13a

Páginas:

FRENTE POPULAR
ANO I
DIARIO DE LA REPUBLICA

Redacción, Oficinas y Talleres: Garibay, 34
Teléfonos: 14.621 y 14.634
San Sebastián, jueves, 13 de Agosto de 1936

¡A LA LUCHA!
EL PUEBLO EN PIE

Ya es cosa seria para el enemigo comprobar que las reservas de nuestros cuadros de combate son inagotables. Es un caudal eterno de energías el que fluye en nuestra fuetne, porque es nada menos que todo un pueblo, puesto en pie de guerra, para combatir y derrotar a los traidores que se sublevaron contra la soberanía nacional. El pueblo entero, en pie de guerra. La España auténtica, inmortal, creadora de civilizaciones, que florece y encarna en la entraña del alma popular. La España que sojuzgaron los tiranos, sin discernir todo lo que había de bello, de noble, de generoso, de construcitvo en el santo impulsod e las masas populares. La España que clama por el pan y la escuela, para colocarse al nivel de los grandes países civilizados. La España cuyo norte se computa por paz, trabajo, justicia y fraternidad humana. De esa España viva y moldeable, de esa España llamada a los grandes destinos de la Historia, ¿qué saben los miserables proxenetas que prostituyeron sus más caras ansias; qué saben las oligarquías egoístas que volvieron la espalda a sus más nobles anhelos? De esa España, una e indivisible, varia y multiforme, compatible con las libertades de los pueblos que la integran, ¿qué saben los generales sin honor, los fascistas sin oficio y los carlistones que practican una religión de sangre y odio?

Pues esa españa, auténtica y verdadera, es la que se ha levantado en pie de guerra contra la sublevación. Esa España, representada por la brava muchachada que ayer acudió a la voz de combate, es la que se ha puesto en pie de guerra para vencer a la subversión. Cualquiera que hubiera visto ayer las inmensas filas juveniles que acudían a concentrarse en los ejércitos voluntarios de la ciudadanía, extrajo la convicción de que frente al pueblo entero, en línea de combate, no hay nada que hacer.

¿Y a esa España, viva, palpitante, herida en su civilidad, rabiosa por recobrar el mando de sus propios destinos, esperan vencer cuatro generales al mando de sus propiso destinos, esperan vencer cuatro generales al mando de unos cuantos millares de soldados engañados y de unos centenares de fascistas que contemplan la lucha desde las cómodas posiciones de la retaguardia?


Unos militares se enfrentan con Gil Robles y le amenazan con pegarle un tiro

Lisboa.- Ayer llegaron, procedentes de Galicia, tres españoles que cruzaron a pie la frontera y desde este punto han venido en automóvil.

Después de comer celebraron una conferencia telefónica con Gil Robles y March.

A el hotel donde se hospedan dijeron que eran un comandante y dos capitanes españoles. El comandante pertenece al regimiento de caballería de Farnesio y los capitanes a los regimientos de Infantería de San Quintín y Vitoria.

Por teléfono dijeron a Gil Robles que eran portadores de un encargo o misión que sólo le podían comunicar personalmente. Este trató de escapar de la entrevista, pero al fin tuvo que acceder.

Uno de los capitanes llegó a decirle:
-Si continúa usted así tendré que pegarle un tiro sin más razones.

Gil Robles exigió después que a la entrevista asistieran cinco señores más. La condición fué aceptada. Se efectuó la entrevista en un hotel de Estoril, a puerta cerrada. Al comandante se le oyó decir, airadamente:
-Este cobarde se las va a entender conmigo si no viene a España.

Los militares volvieron a su alojamiento, a pie, y después les llamó telefónicamente Gil Robles. Celebraron una conferencia, que fué también violenta.


Izquierda republicana organiza un batallón de milicianos

Izquierda Republicana de San Sebastián hace un llamamiento a todos sus afiliados y simpatizantes para terminar de organizar el batallón que hace unos días empezó a constituirse.

A este efecto, la Agrupación de San Sebastián tiene su grupo de ex oficiales y ex clases que se encargarán de adiestrar a nuestros compañeros en las tácticas militares necesarias y en el eficaz manejo de las armas.

Republicanos, demócratas hombres libres de todas las ideas: acudid a organizar esta cruzada en defensa de la libertad, de la justicia y de la confraternidad humanas.

Españoles: ¡Viva la República! ¡Viva la Libertad!


EN LOS FRENTES DE COMBATE
Nuestra artillería realizó en la jornada de ayer una labor admirable

Las piezas de Guadalupe fueron disparadas con una precisión matemática y cuasaron muchas bajas a los rebeldes.—Refuerzo de las posiciones.—Los crímenes del avión rebelde.—Una caza aérea.—Buen espíritu en las fuerzas leales.—Se cumplen las previsiones de los mandos.


EN EL FRENTE NORTE
La acción de nuestras fuerzas durante el día de ayer no ha podido ser más favorable en este sector. Desarrollando las iniciativas previstas por el mando, se han consolidado aún, si cabe, las posiciones que estaban en nuestro poder y se han establecido otras de gran importancia estratégica que cierran toda posibilidad de sorpresa por parte del enemigo, cuyos menores movimientos están perfectamente vigilados. La única actividad destacada, aunque inocua, de los rebeldes ha sido el paso sobre esta zona de unos aparatos de aviación que, tan pronto fueron divisados, llamaron sobre sí el plomo de nuestra infantería.

Certeros debieron de ser los disparos de nuestros milicianos, por cuanto que los aparatos facciosos se elevaron con toda rapidez hasta gran altura, para huir a nuestro fuego. Así se explica que habiendo lanzado alguna bomba que otra en ninguno de los casos hayan conseguido lo que se pretendían, pues la mayor parte de las granadas cayeron en el campo en lugares deshabitados,y solamente una de ellas alcanzó a una casa, la de la vieja alhóndiga de Irún, que estaba deshabitada y en la que la explosión causó algunos daños de escasa importancia.

La moral de las fuerzas, cada día más excelentes, tuvo un acicate con la presencia de estos aviadores facciosos, que huyen cobardemene en cuanto se les foguea y no saben dar otra réplica a nuestro ataque que el bombardeo de ciudades abiertas en las que se encuentra una población civil, en su mayoría mujeres y niños, en los que se pretende introducir la desmoralización por procedimientos de terror.

La pretensión de los rebeldes resulta fallida, no sólo en su acción destructora, sino en el aspecto moral que de ella esperan. Y lo decimos así porque el paso de cada avión enemigo produce un curioso fenómeno: que se intensifica la presentación de voluntarios para acudir a luchar al frente.

Una nota bien destacada de la acción de nuestras feurzas en este sector durante el día de ayer, ha sido el éxito de los artilleros del fuerte de Guadalupe.

Tan pronto como les eran señalados grupos de facciosos o pequeñas concentraciones, el cañón de Guadalukpe tronaba inmediatamente y sus proyectiles iban a caer, en todos los casos, sobre los objetivos previamente señalados. Solamente en un par de ocasiones ha sido preciso señalar por nuestros vigías la conveniencia de rectificar el tiro. Y ello no tanto por falta de precisión de los artilleros, sino porque el enemigo, tan pronto recibía la visita de una granada, se desplazaba rápidamente hacia otros lugares que estimaba más seguros.

El bombardeo ha sido tan eficacísimo que no sólo por los informes de nuestros vigías, sino que por medio de catalejos y en muchas ocasiones a simple vista, se ha podido apreciar desde nuestras posiciones la desmoralización que nuestra artillería producía en el enemigo, que huía alocado por todas partes, dejando buen número de bajas sobre el terreno.

Las felicitaciones recibidas por los artilleros han sido muchas, por su eficientísima y destructora labor.


EN EL FRENTE SUR
Ya entraron los requetés, unos pocos, muy pocos requetés, en Tolosa. Y han tenido con ello ocasión las radios facciosas de lanzar sus ondas y manejar la hipérbole y el engaño para decir a los españoles que tienen aún engañados que han logrado una brillante victoria.
Lo cierto es que la previsión de nuestro bando, según anunciábamos días pasados, ha sido en extremo acertada.

Tolosa era un lugar de encierro y de inactividad para nuestras fuerzas, retenidas por un paqueo enemigo que sólo valía para hacer gasto de municiones. La idea de rectificar el frente, previo el abandono de la vieja capital foral, tan pronto ideada como realizada, se ha llevado a efecto perfectamente.

Ya entraron los requetés en Tolosa. Mejor dicho, han caído en la encerrona que se les tendió para que libremente pudieran entrar. Ya están en Tolosa. Ahora, lo difícil es salir de Tolosa, moverse de la vieja capital foral.

Nuestras fuerzas, excelentemente situadas en todas las posicioens estratégicas, cubren con sus fuegos el menor intento de actividad por parte de los fascistas, que se ven obligados a vivir agazapados tras las viviendas tolosarras, pues el solo intento de salir de entre ellas es ponerse en trance de rendir tributo a la muerte.

Consecuencia inmediata de esta brillante actuación de nuestros leales y milicianso ha sido el que la desmoralización haya ganado el ánimo de los requetés. Seguramente les habrían dicho que con la posesión de Tolosa tenían libre y abierto el camino sobre San Sebastián y no ha sido necesario que transcurran más de veinticatro horas para que comprueben su tremendo error.

Por tanto, la situación es ésta: nuestras fuerzas, que han permanecido en Tolosa luchando por la posesión de alguna que otra, al sur de la población, han dejado ésta y han pasado a dominarla desde las alturas de la parte Norte, con lo cual no sólo han imposibilitado la actuación fascista desde los montes de más allá de Tolosa, sino que cubren con sus fuegos a un enemigo que se creía poco menos que con ruta abierta, y ahora ve que no puede dar un solo paso sin recibir el saludo estruendoso y mortífero de nuestros fusiles.

Esta actuación vigilante y decidida de nuestras fuerzas, ha tenido una segunda parte, de la cual, por discreción natural y obligada en época de guerra, es forzoso no hablar o hacerlo con gran discreción. Y ésta, nos mueve a decir solamente unas palabras, que son:

Mientras en la vanguardia se ha mantenido actividad de tan positivos rendimientos, se ha trabajado con intensidad. Esto ha permitido, mejor dicho, permite afirmar que nuestras posiciones casi perfectas en el momento de escribir estas líenas, serán inabordables en el transcurso de pocas horas.

La rectificación del frente ha sido una idea felizmente afortunada. Y su consecuencia afirmar en las tropas de la República y el pueblo, dos lemas. Uno para pocos días y que dice: no pasarán. Otro de realización muy próximamente inmediata que es el siguiente:

¡A Navarra!


DOS HERIDOS
Ya que el avión enemigo no pudo casuar efecto alguno en aquellas zonas vitales de nuestros frentes de combate, quiso dejar otra vez una huella de su expedición criminal. Acaso molesto el piloto por su mala puntería, que fué sin duda hija del miedo que le inspiró el tiroteo cerrado de nuestros hombres, quiiso dejar la huella criminal que ha subrayado todas las acciones de los faccciosos.

Dejó caer una bomba en Errondo, y algunos cascotes alcanzaron desgraciadamente a una infeliz mujer, Greoria Saéz, de 35 años, que resultó con una herida con desgarro en la pierna izquierda; y su hijo, de cuatro años, José Melchor, el cual resultó con una herida con desgarre en la pierna izquierda. La herida del muchacho era de tal gravedad que hubo necesidad de amputarle la pierna.

Estos son los actos de heroísmo que cometen los facciosos. Quieren aterrorizar a la población civil, entregándose a los actos más villanos, que han sido desterrados por principio de humanidad de toda guerra.

En Pasajes dejó también caer una bomba el avión faccioso, hiriendo a una mujer, aunque de menor consideración.


UNA CAZA EN EL AIRE
Cuandoel aparato faccioso se afligía del fuego leal, salió de Lasarte uno de nuestros aviones seguido de la avioneta ligera. Se inició entonces una caza que constituyó un apasionante espectáculo.

El avión faccioso, al ver el peligro que se le venía encima, viró en redondo y emprendió una vertiginosa huída, internándose por encima del territorio francés, lo cual constituye, como se comprenderá, un absoluto respeto a las normas del derecho internacional.

No tuvo tiempo nuestro avión de acercarse sobre nuestro territorio, y minutos después hubo de desistir de la caza. Lo más fácil es que antes de mucho tiempo se encuentren los aviones facciosos con ciertos ligeros inconvenientes que les dificulten esas incursiones sobre nuestro territorio.


EN PASAJES
A eso de las cinco de la tarde, el avión fascista dejó caer sobre Pasajes Ancho tres bombas, dos de las cuales cayeron en plena población. Una de ellas en la calle de Pablo Iglesias y la otra en las inmediaciones. El terecer artefacto quedó en las afueras del pueblo.

A consecuencia de la explosión de las bombas resultaron los siguientes heridos, que fueron atendidos en el Cuarto de Socorro y atendidos por el practicante señor Pariza:

Luisa Bueno, de 29 años, casada, que sufría una herida en la región clavicular derecha, con abundante hemorragia. En vista de la gravedad de su estado fué trasladada al hotel de Londres.

Clemente García, capitán de la Marina Mercante, herida leve en el bajo vientre, y Bonifacio de la Serna, herida leve en el brazo derecho.

Estos dos últimos, después de asistidos marcharon a sus domicilios.


¡ADELANTE!
PASOS EN FIRME Y DISCIPLINA

La acción de las fuerzas leales y de los combatientes ciudadanos se caracteriza por un hecho: la seguridad de cada paso, la solidez de cada avance o la eficacia de cada repliegue táctico. No se da un solo paso que no sea un paso en firme. Es inútil que las radios facciosas intenten amontonar embustes para desorientar a las gentes de buena fe. Desde que se inició la sublevación, los rebeldes no han logrado ni una sola victoria. Por el contrario, las milicias populares españolas y los elementos adictos de la fuerza armada, han escrito páginas de arrojo y de heroísmo. Muchas victorias contra muchas derrotas. Este es el panorama general español del choque del pueblo contra los sublevados. Pasos en firme. Sin prisas y sin pausas. A pesar de la improvisación, los resortes respondieron desde el principio, y cada día que pasa responderán mejor.

Entre las milicias populares se ha ido insertando rápidamente el espíritu de la disciplina, como una exigencia inexcusable para el buen término de la lucha. Pero nunca será ocioso reiterar unas breves consideraciones sobre la disciplina de las fuezas combatientes afectas a la República democrática.

Miliciano de la democracia: Tu primera virtud, tu única virtud, si se quiere, ha de ser simplemente esa: disciplina, disciplina, disciplina. A toda hora, en todo instante, para cualquier acción. Una acción individual, por inspirada que sea, pocas veces llega a resultados favorables. Una acción combinada y conjunta, por mediocre que se la considere, siempre rinde un mínimo de eficacia. Por la disciplina han llegado las masas populares a cobrare el mando de sus propios destinos. Por la disciplina a las órdenes de sus organismos responsables llegaron los trabajadores a obtener altas reivindicaciones. Por la disciplina han obtenido sus victorias la mayoría de los ejércitos de la democracia.

La disciplina representa unidad de acción, que es imprescindible para lograr objetivos brillantes. Pero la disciplina representa también sentido de responsabilidad de la función. Cada frente de combate, cada sector de lucha, cada individuo, tienen una misión concreta e importantísima que cumplir. Nadie hace nada por sí solo. No hay cosa difícil de lograr cuando se suman en un solo impulso muchas voluntades.

Responsabilidad de la función. He aquí el verdadero significado de la disciplina. Piensa, bravo miliciano, que tu misión consiste en obedecer ciegamente las órdenes que se te dan. Piensa tú, ciudadano civil, que tu misión consiste en cumplir las instrucciones que se te transmiten. Si lo que importa es triunfar, cada cual debemos hacer aquello que nos está reservado. Los mandos, ordenar, porque para ello afrontan altas responsabilidades. Los soldados, obedecer, porque para ello representan la garantía del triunfo. Obedecer y luchar con ardimiento, con entusiasmo, con arrojo. La disciplina sin valor, de nada sirve, evidentemente. Pero el valor sin disciplina frustra todos los objetivos previsibles.

Nosotros sabemos bien, bravo miliciano, que pese a una obligada improvisación, impuesta por el enemigo, te has comportado con valor ejemplar y con encomiable disciplina. Pero en la hora en que se preparan las grandes acciones, se hace obligado afilar las dos cualidades que han de consducirnos al triunfo.

Miliciano del pueblo: lucha con el mismo arrojo y ardimiento que hasta ahora. Pon en la lucha el mismo heroísmo que hiciste flamear hasta hoy.

Pero, sobre todo, agudiza tu sentido de responsabilidad, piensa que cumples una trascendental misión histórica y que se te pide, se te exige, por el triunfo definitivo de la causa, que extremes tu disciplina.

Con el valor que tienes y con la férrea disciplina de que hablamos, no hay posibilidad humana de que nada se oponga a nuestra victoria. Piensa también que al extremar la disciplina, se convierte en un resorte de inapreciable valor en la máquina que entre toda la ciudadanía se ha montado para replicar a la traición, demuestras que eres un ciudadano ejemplar, un elemento responsable, un hombre libre, un factor imprescindible del triunfo definitivo.

Miliciano de la República. Una sola voluntad ha de ser tu norte tu guía:
Disciplina, disciplina, disciplina.


MEDIDA IMPORTANTE
CONTRA LA CRIMINAL INSISTENCIA DE LOS AVIONES FACCIOSOS QUE BOMBARDEAN LA POBLACION CIVIL

Vista la criminal insistencia con que los aviones enemigos prtenden conseguir determinados objetivos, sin el menor respeto para la población civil esta Comisaría de Guerra, con el objeto de obtener del enemigo una actuación prudente, se ve en la necesidad de adoptar la siguiente medida que, para que la conozcan los facciosos, se publica por este diario. Es la siguietne:

“Desde mañana la población civil evacuará las casas colocadas en los alrededores de los objetivos perseguidos –por cierto sin éxito alguno- por la aviación facciosa, y estas casas evacuadas serán ocupadas por los prisioneros de guerra que están en nuestro poder.

Lamentamos de veras vernos obligados a adoptar una medida de este género, pero a ello nos vemos obligados por la criminal actividad de quienes, en vez de limitarse a actuar en los frentes de combate, pretenden, por lo visto, causar bajas entre la población civil indefendsa”.

EL COMISARIADO DE GUERRA.


PIRATAS DE HOY
BARCO A LA VISTA

Por todo el litoral cantábrico se ha extendido la voz de los vigías. ¡Barco a la vista! El moderno exponente de la piratería levó anclas en Gijón, y el humo de sus chimenesas, renegrido por la mancha de la traición, puso a la costa una paralela de volutas. Una paralela separada por seis millas marinas. La piratería no está reñida con la prudencia. El diálogo de obuses no es recomendable cuando en las costas puede haber baterías de largo alcance.

El barco pirata se hizo a la mar con una consigna concreta. Buena señal, ¿verdad? Si abandonaba Gijón es porque tenía algo que hacer en otra parte. ¿Qué es lo que tenía que hacer el “Almirante Cervera” en otras latitudes? Aunque esta misión pertenece al secreto del sumario, lo cierto es que son muchos quienes conocen su alcance y significado. Las gentes tienen un instinto perspicaz y agudo, y dificílmente se les escapa la existencia de designios sensacionales.

Entre el “Almirante Cervera” y algunas emisoras facciosas se había entablado un curioso juego de prendas, en el que suelen entretenerse a menudo los hijos de familia. Un juego de prendas que consiste en proponer el principio de un acertijo para que la otra parte conteste con sus olución. ¿No os acordais? Suele ser así: “De La Habana ha venido un barco cargado de...”

Desde cierto lugar se formuló el enunciado: “De X partirá un barco cargado de...” El buque pirata se volvía loco para adivinar el significado de tal consigna. Por fin, cayó en la cuenta. ¡Ah, sí! “un barco cargado de...” Ya estaba resuelto. “...un barco cargado de...” No había duda. Cargado de... eso. No podía ser otra cosa.

Lo que hacía falta era impedir que el barco cargado de... eso, llegase a su destino. Para los mandos traidores del buque pirata comenzó una nueva peregrinación. Los vigías seguían atentos: ¡Barco a la vista! Era imposible que ocultase su paso. La voz de los vigías le precedía como una maldición bíblica. ¡Barco a la vista! Pocas veces un combatiente logra sus objetivos si el adversario conoce de antemano los objetivos que se propone lograr.

He aquí la grave tragedia de los mandos del “Almirante Cervera”. El sabe a lo que viene. Pero lo peor de caso es que los demás lo saben también, y “los demás” son bastante más avispados que los mandos del buque pirata.


Teléfonos del diario
FRENTE POPULAR
14.634 y 4.621



2006 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net