2017ko azaroak 24, ostirala
Gipuzkoa 1936

PUBLIZITATEA recorte

ARGAZKIAK

  • foto
  • foto

EGUNAREN ALBISTEA


DESDE LOYOLA

Larunbata, 1936ko abuztuaren 22a

Páginas:

UNA ESPLENDIDA VICTORIA
LOS HEROICOS LUCHADORES GIJONESES TOMAN, A LA DINAMITA, LOS CUARTELES DE SIMANCAS

La batalla que comenzó en la madrugada fué decidida a mediodía, hora en que se anularon todos los reductos rebeldes. Entre los restos de los cuarteles se luchó palmo a plamo.- Solamente se han librado ciento cincuenta soldados que han sido hecho prisioneros.- El heroismo de nuestras milicias, que marchan a repetir la hazaña sobre Oviedo

OTRA DERROTA DEL “ALMIRANTE CERVERA”
Gijón.- El buque pirata “Almirante Cervera” se ha visto forzado a soltar su presa de ayer. Se trata de u n barco procedente de Valencia con armas y municiones para las milicias de Gijón.

Enterados los milicianos de lo ocurrido, dieron orden a Avilés para que inmediatamente prepararán lo necesario a fin de que fuera libertado el barco al pasar por aquellas aguas.

En efecto; como las baterías leales de esta población, colocadas en lugares estratégicos, abrieron el fuego contra el “Almirante Cervera”, éste vióse obligado a huir con las precauciones y la velocidad que exigen el lamentable estado en que se encuentra.

Mientras tanto, los marinos leales hicieron una rápida maniobra encaminada a ganar la costa, encallando en un lugar cercano, fuera del alcance de la acción del buque pirata y protegido por las baterías. Apresuradamente se procedió por los milicianos y marinos a salvar el material que había en la embarcación.


INFORMES DE GIJON
GIJON.- Poco después del mediodía de hoy se ha terminado la pesadilla que sobre esta ciuidad habían creado los rebeldes al estallar la sublevación y que se mantenía en el cuartel del regimiento de Simancas.

Los milicianos asturianos, con un sentimiento de responsabilidad y de humanidad que en ningún momento ni ocasión han sabido saber estimados por los traidores rebeldes, han estado durante muchos días estrechando el cerco de los sublevados para que no se obstinaran en una rebelión suicida y se rindieran.

Bien era cierto que la rendición suponía la aplicación de sanciones para los principales autores de la sublevación; pero, al mismo tiempo, sería liberación para las gentes infelices, clases de tropa en su mayoría, que, engañadas por los jefes rebeldes y encerradas en el cerco de fuego de los leales y de los traidroes, que no les dejaban huir, han sido sacrificadas a la insania de estos nuevos bárbaros.

Después de muchos días de aguardar se llegó a la conclusión de que no era posible, ni hábil, ni táctico, seguir aguantando más. Tanto más cuanto los rebeldes de Simancas se han obcecado en su posición aun después de ver el resultado fatal de la resistencia de los zapadores minadores, dominados hace varios días.

Así, en la madrugada de hoy, se inició el ataque final, a todo evento. El día anterior se lanzaron sobre el cuartel, por los trimotores, varias bombas. De nada sirvió el aviso. Había, por tanto, que terminar.

Desde que apuntó el día una lluvia de balas de cañón cayó sobre el reducto faccioso. Mediada la mañana la fachada del edificio, una verdadera plaza fuerte, se había resquebrajado en varias partes y ofrecía sitio propicio para el asalto. No lo intentamos. Sabíamos que en el interior del edificio estaban agazapados los fusiles para matar a nuestras gentes, y no se les podía satisfacer ese criminal gusto.

Nuestros dinamiteros, estos dinamiteros asturianos que tan alto supieron poner su nombre en la gesta de Octubre, y que en la de estos momentos se están superando todos los días, se jugaron la vida una vez más. Avanzaron bajo el fuego de nuestra fusilería, y dando el pecho al ataque enemigo se metieron dentro del cuartel. A los pocos minutos se sucedían las explosiones en el interior del edificio. La dinamita hacía sus efecto sy consecuentemente a ella producían los incendios en el cuartel.

Había llegado el momento, y nuestras fuerzas se lanzaron al asalto, rechazando, en los patios, sótanos y pabellones del cuartel, a los últimos rebeldes. Estos se resistieron hasta última hora en su afán insano. Solamente centenar y medio de soldados que habían podido aislarse en la dispersión alocada de los jefes pudieron ser hechos prisioneros y salvados. Los desventurados soldados que se vieron encuadrados por los jefes rebeldes con la pistola al lado y el signo de la muerte cierta quedaron confundidos con ellos y con ellos hallaron una muerte por una causa que no sentían.

Sobre los crímenes de la insensatez rebelde éste es uno de los más trágicos y dolorosos. Después de vencida la resistencia no habríamos de tener inconveniente en rendir al adversario el homenaje de reconocer que adscrito a una idea, por equivocada que fuera, había sabido morir defendiéndola con las armas en la mano. Pero no puede ser así. Además de disponer de esas armas que no eran suyas, que eran del pueblo, han dispuesto hasta el último momento de la sangre del puelbo. Si se hubieran encerrado solos en la fortaleza al verse perdidos, y hubieran libertado a los soldados que no querían luchar, tendrían ahora nuestro respeto y hasta nuestra admiración. Y es posible que en nuestros pechos, siempre humanos y generosos, se hubiese sabido calibrar el gesto.

No ha sido así. Han llevado su felonía terrible hasta el final. No han jugado su vida. Han sacrificado la de sus soldados, traidoramente, cobardemente. No merecen el perdón.

Nuestras fuerzas se han cubierto de gloria. Se han jugado la vida a cada instante, a cada segundo.

Después de la victoria s eha trabajado con toda intensidad para sofocar el incendio y poder salvar la vida de los sol- para sumarlo al mucho ya recogido al dados y el armamento dados y el armamento allí depositado, para sumar este último al mucho ya recogido al enemigo.

En otro alarde de heroísmo las milicias populares pudieron salvar de las llamas a bastantes soldados que hasta el momento último fueron retenidos cobardemente por la oficialidad rebelde.

La noche ha llegado con el fin de esta pesadilla que los gijoneses no habían creado Ya no existe el terrible reducto rebelde de Simancas. Ya han sido eliminados los rebeldes.

Gijón, después de su gesta, se lanzará ahora, en unión de sus hermanos, a rendir al traidor Aranda.

Si un resto de humanidad, de conciencia, de sentimiento de la propia dignidad, queda aún en esos oficiales, no tienen más que dos caminos a seguir: rendirse inmediatamente para que no se derrame más sangre y paguen su culpa los verdaderos culpables, y no los inocentes, o dejar en libertad de salir de Oviedo a los que no están conformes con la rebelión, y quedarse allí los rebeldes para morir abrazados a la causa insana que defendieron.

Nos tememos que no harán una cosa ni otra. Será baldío y criminal su gesto. Ya no se debe aguardar más. Hay que terminar con esta resistencia. Y la de Oviedo terminará de la misma froma que la de Gijón, aunque con mayores caracteres de tragedia que aquí, y que será tragedia a cargar exclusivamente a la cuenta de estos traidores que han traído la hecatombe y la ruina a nuestro país.


LA CAIDA DEL CUARTEL DE SIMANCAS
Gijón.- En las primeras horas de la mañana de hoy las milicias populares iniciaron un enérgico ataque contra el cuartel de Simancas, antiguo convento con características de verdadera fortaleza y último reducto de los rebeldes en esta localidad, a fin de terminar con su resistencia y liberar por completo de facciosos la plaza asturiana.

El brioso ataque se inició con nutrido fuego de artillería que logró abrir brecha en el muro exterior, por el cual, con admirable arrojo y con riesgo de sus vidas, un grupo de bravos milicianos penetró en el recinto, provisto de bombas incendiarias y líquido inflamable. Lanzados sobre los puntos más propicios, provocaron un voraz incendio que se fué propagando por todo el edificio, el cual quedó pronto envuelto en llamas. El incendio adquirió proporciones gigantescas.

No obstante, como parecía que la oficialidad y los fascistas refugiados en el cuartel, a pesar de haber acallado sus fuegos no daban muestras de querer entregarse, se redobló la vigilancia del cerco para que ni uno solo de los facciosos pudiera escapar a la justicia del pueblo.

En los pisos superiores del cuartel había almacenada bastante munición y se oyeron fuertes explosiones que seguramente causó víctimas entre los rebeldes.

El cuartel de Simancas ha quedado reducido a escombros después del incendio. Entre los restos de lo que fueron dependencias del cuartel se aventuraron varios grupos de dinamiteros que no fueron hostilizados, suponiéndose a la hora que telefoneamos que los supervivientes –si los hay- se encontrarán en los sótanos.

El júbilo existente entre el pueblo gijonés por la caída del cuartel de Simancas es enorme, ya que al terminar la resistencia de los rebeldes situados en él supone una gran libertad de acción de las fuerzas leales y un aumento en sus posibilidades de lucha, que harán que a la victoria de hoy, muy importante como se ve, siga la terminación de la ya débil resistencia de Oviedo. Además, todo esto permitirá la intensificación de la gran ofensiva que partiendo de todo el Norte tendrá a apoyar a las fuerzas que combaten en Castilla.

En el cuartel de Simancas se han encontrado algunas amras.

Con esta nueva victoria de las fuerzas leales Gijón ha quedado completamente libre de enemigos.

En el cuartel de Simancas se recogió el siguiente botín de guerra:
500 fusiles, 30 ametralladoras, 6 morteros y dos cañones tiro rápido.

También recogieron nuestras fuerzas abudantísima cantidad de municiones para fusil y ametralladora.

De 500 hombres que había de guarnición, solamente se han salvado 150 soldados y algunos fascistas.

Entre los supervivientes de la catástrofe del cuartel de Simancas figura el capitán Posada, a quien los rebeldes tenían preso por no haberse querido sumar a la rebelión.


NUEVOS DETALLES DE LA TOMA DEL CUARTEL
Gijón.- Ampliamos detalles sobre la lucha entablada por la conquista del reducto rebelde en el cuartel de Simancas.

Después de provocado el incendio del cuartel por la brava acción de nuestros mineros dinamiteros se lanzaron al asalto las fuerzas leales y las milicias.

Ante nuestro empuje los rebeldes se retiraron, sin cesar de disparar hacia los patios del cuartel, donde, apostados detrás de unos sacos terreros que allí tenían previstos, rompieron fuego.

Nuestras fuerzas, bien situadas entre las ruinas del edificio, respondieron al ataque con enorme violencia causando numerosas bajas a los rebeldes hasta el momento en que se lanzaron nuevamente con denuedo al asalto, dispersando así a los rebeldes que aún quedaban y que huyeron hacia diversos puntos de la parte interior, siendo muchos de ellos alcanzados por nuestras fuerzas, cayendo unos en la lucha y siendo hechos prisioneros otros.

Tan pronto como los nuestros fueron dueños de la situación en esta parte del cuartel se dedicaron a registrar las dependencias en busca del armamento que pudiera haber en las mismas y a las que todavía no había alcanzado el efecto destructor del fuego.

No se encontraron depósitos de municiones, pero sí se recogieron numerosos fusiles y municiones abandonados por los que huyeron o fueron muertos en la lucha.

En otras dependencias en las que el fuego es muy violento no se ha podido penetrar y por tanto no se precisa si en las mismas habrá o no armas y municiones.


PARA SALVAR LAS ARMAS
Gijón.- Una medida tomada inmediatamente por los elementos leales ha sido la de salvar en cuanto sea posible las armas y municiones que tenían los rebeldes.

Para ellos, los milicianos que antes habían procurado el incendio del cuartel con el fin de batirlo, se dedicaron a la función de bomberos para localirzarlo en la parte en que no estaban los rebeldes p así poder salvar las armas que allí hubiera.

De todas maneras se ha recogido ya un buen botín de material de guerra.


UN NUEVO ATAQUE
Gijón.- Después de ser desalojados los rebeldes de los patios, los núcleos que pudieron escapar a la acción de nuestras fuerzas se dirigieron rápidamente hacia el fondo del cuartel y se hicieron fuertes en dos pabellones en los que todavía no se había producido la acción destructora del incendio.

Ante esta tenacidad rebelde nuestras milicias decidieron abatirles rápidamente para que no causaran más bajas y por ello se recurrió al empleo de la dinamita. Los resultados fueron terriblemente inmediatos. aL brava y decidida acción de los dinamiteros se rindió pronto la fortaleza y los dos pabellones de construcción más sencilla que el resto del cuartel, fueron volados y dominados totalmetne, cesando el fuego de los sitiados, que se supone habrán muerto entre los escombros de las mansiones derruidas.


PRISIONEROS
Gijón.- En el asalto al cuartel las milicias popualres se han apoderado de ciento cincuenta soldados que se han entregado sin mayor resistencia. Su estado de agotamiento, depresión y hambre es terrible. No pueden casi hablar y el terror está pintado en sus semblantes.

Entre los prisioneros no hay un solo oficial o jefe, pues todos ellos han muerto y sólo dos o tres casos en que se han visto sitiados y en situación de rendirse se han suicidado antes de hacerlo.


PESTE EN OVIEDO
Oviedo.-Por informes llegados de paisanos que han podido evadirse de Oviedo se confirma la terrible situación a que han llegado los sublevados y por consecuencia la población civil sometida a la barbarie de la rebelión.

La nota más trágica de estas informaciones es la de que desde hace algún tiempo falta el agua en tal forma que se reparten solamente cinco litros por familia cada cinco días. Esto ha provocado una falta total de higiene y de todas las atenciones sanitarias, por lo que se han declarado varios casos de peste.

El hecho, apenas divulgado, ha aumentado trágicamente la penosa impresión de los rebeldes ovetenses.


LLAMADAS DESESPERADAS DE AUXILIO
Oviedo.-Las estaciones de radio del Frente Popular han logrado captar en la madrugada de hoy un radio que el rebelde Aranda dirige a todas las guarniciones sublevadas.

Les dice que se encuentra con el agua al cuello y les pide que hagan un esfuerzo desesperado en su favor pues de no llegarle auxilios, en contadas horas se verá obligado a rendirse, no sólo por falta de toda clase de alimentos y de agua, sino también por el espíritu de rebelión que se adueña de sus gentes, a las que ya se considera impotente para dominar.


UN CAPITAN ILESO
GIJON.-A última hora parece ser que entre las ruinas del cuartel ha sido encontrado otro capitán que estaba preso en un calabozo por los rebeldes, que le detuvieron por no haber querido sumarse al movimiento.

Se encontraba ileso, aunque en un estado terrible de depresión física y moral.

Asímismo otro oficial en la misma situación ha sido encontrado cadáver.

Respecto al primero se harán rápidamente todas las investigacione necesarias para, si se comprueba su lealtad, que sería muy de desear dada la actitud de los rebeldes, proceder en consecuencia.


COMPLETA NORMALIDAD
Gijón.-A las seis y media de la tarde ha quedado completamente dominada la situación en esta ciudad. En el reducto rebelde de Simancas ya no queda más que un informe montón de escombros y encima de ellos la voluntad indomable de vencer del pueblo español.

Ha terminado la recogida de armamento y munición que es la misma a que antes aludimos. Se supone que se ha perdido bastante por consecuencia del incendio que ha provocado explosioens. De todas maneras entre los restos del edificio se deben encontrar armas largas y según las manifestaciones que se vayan recogiendo de los soldados que han caído prisioneros y los indicios que faciliten sobre almacenamiento de armas, se harán trabajos de desescombro para rescatarlas.


EL INMEDIATO OBJETIVO
Gijón.-Parece ser que el inmediato objetivo de las fuerzas de Gijón que han quedado ya libres para luchar en otro sector será marchar sobre Luarca, a lo largo de la costa, para abatir de una vez y por todos los medios la actuación de las columnas fascistas que por la parte de Ribadeo, en la provincia de Lugo, han tenido la pretensión de hollar el suelo asturiano.

La labor será muy breve, pues estas fuerzas han sufrido ya serias derrotas, que se complementarán ahroa definitivamente. Y ya librado totalmente este sector, se caerá sobre Oviedo para liquidar definitivamente la bochornosa rebelión del traidor Aranda.


LAS ARMAS DEL “ARRILUCE”
GIJON.- Podemos confirmar que las armas que transportaba el vapor “Arriluce” han sido salvadas en su totalidad. Solamente cayó al mar una caja durante las operaciones de desembarco, y mañana será sacada de las aguas.

Los intentos de los facciosos del “Cervera” para imperdirlo han sido baldíos, pues nuestros fuegos le han tenido prudentemente alejado en la costa.


RESUMEN DE LA JORNADA DE AYER

MADRID.- La jornada de hoy arroja un balance halagador para los defensores de las libertades populares. Los rebeldes, desalojados, rendidos o prisioneros, van dando muestras de desmoralización, entregando las plazas que estaban en supoder, todas ellas cercadas por las fuerzas leales, que, por el contrario, dominan completamente las que le pertenecen desde los primeros momentos.

El cerco se estrecha. Todos los planes ilusorios de los rebeldes, sus castillos en el aire, van derribándose. Prometían obtener un triunfo en veinticuatro horas, y ya llevan cerca de cuarenta días combatiendo para, al fin, caer vencidos.

Más de seis mil deserciones se han registarado en el campo faccioso, y estos hombres luchan hoy bajo la bandera de la República. Ni un solo soldado leal se ha pasado al enemigo.

La derrota del enemigo es inminente, y sólo se ignora el tiempo que prolongará su resistencia.

El alto mando y el Gobierno conservan su serenidad y desarrollan los planes trazados en un principio, sujetando su acción a esas normas que son secundadas con admirable disciplina. El Gobierno está seguro de su causa y de su fuerza para la victoria final, que no está muy lejana.

Hoy ha caído el cuartel de Simancas, de Gijón, último reducto de los rebeldes en aquella población, que queda limpia de facciosos.

En dicho cuartel había almacenada gran cantidad de víveres y armamento.

El cerco de Córdoba es cada vez más estrecho, y en los demás frentes las tropas leales contúan progresando.

Para éstas, la jornada de hoy no puede ofrecer detalles más brillantes, y parece iniciar una serie de éxitos que irán registrándose en días sucesivos.


Prensa extranjera
No puede haber neutralidad para los enemigos del pueblo, dice “L’Humanité”

La situación internacional presente, dice “La France” sólo favorece a los Estados dictatoriales y a los facciosos españoles

LO QUE SE RECLAMA PARA ESPAÑA
“Le Peuple” dice:

“Lo que nosotros reclamamos para España no es una intervención precisamente. Es solamente el derecho para el Gobierno republicano del Frente Popular de España de comprar libremente aquello que necesite. Dejemos de prestar inconsciente la mano a los adversarios dictadores de la democracia. Concedamos a nuestros amigo s republicanos, demócratas, trabajadores de España lo que tienen derecho a pedirnos.

Obrando así, lejos de comprometer la paz favorecemos y la consolidamos.

Hemos dado prueba de neustro amor a la paz, puesto que a pesar de nuestros sentimientos íntimos, de nuestras inclinaciones de corazón, nos hemos privado de aplicar las reglas del derecho internacional y aún de las obligaciones del pato. No llevemos más lejos el desconocimiento de nuestros intereses nacionales y de nuestra seguridad.”


LA DEFENSA DE LA LIBERTAD DE LOS PUEBLOS
“No se trata de una cruzada socialista ni de una solidaridad mística, dice “La Petit Journal”. En tanto que existiera una organización internacional que tratara de destruir la libertad y aprovecharse de todo lo que quedara libre, sería un peligro de muerte no oponerse a una organización internacional capaz de defender a la vez la independencia de los pueblos y de las ideas. En todo caso guardemos nuestra serenidad y nuestra autonomía de pensamientos y de movimiento.

¡Los hitleriamos que sueñan con hacer de su país la captial de una colonia fascista española, se indignan de que se haya osado visitar un vapor alemán! Habituados a que nada se les resista, a que no se les replique, se indignan como los contrabandistas de "Carmen”. Se asombran de que haya homrbes que no tengan alma de esclavos, sino de ciudadanos.

La España republicana no quiere que le sirvan la ciudadanía con fraude. Y para los que amen la esclavitud es una complicación.


NIÑOS HERIDOS Y MUERTOS
“Le Populaire” dice:

“En Badajoz hay también niños en cama. Son niños de obreros y de campesinos. Están ensangrentados, porque han sido también víctimas de las agresiones de estos bandidos, estos salvajes mercenarios del Rif, conducidos por Franco y gracias a los aviones italianos y alemanes que les han facilitado por el Marruecos español.

Sin embargo es el mismo Bailby el que ha impedido que otros aviones regularmente comprados por el Gobierno legal de España le fueran entregados para proteger a los niños de Badajoz, de Madrid y de San Sebastián.”


SOLDADOS DE ESPAÑA
“Le Petit Parisien” refiere el siguiente episodio:

“Doce soldados españoles, del catorce regimiento de Infantería, acaban de pasar la frontera huyendo de las filas de los facciosos.

Van casi desnudos y sin armas, con una impresión desolada de lo que han visto.

Dos gendarmes les han conducido a Hendaya, donde el comisario se propone interrogarles.

¿Qué podrán responder estos hombres del campo de combate de que vienen?

La guerra de España es una máquina política, extrañamente complicada para que se puedan dar contestaciones categóricas.”


LA SITUACION INTERNACIONAL
“La France” dice que Inglaterra, en su deseo de dar ejemplo, ha puesto en práctica la fórmula de no intervención y ha decretado el embargo de las armas y municiones y aviones dispuestos para salir.

Entretanto Italia ha provocado un nuevo aplazamiento de las conversaciones. Las entrevistas del conde de Chambron con el conde de Ciano no han tenido resultado alguno.

El debate puede durar largo tiempo y seria importante que se llegase a un acuerdo sin demora.

La situación presente no favocere más que a los Estados dictatoriales y a los facciosos españoles.”


NO HAY SEGURIDAD EXTERIOR POSIBLE
“L’Humanité” dice:

“No hay seguridad exterior posible si no se empieza por poner fuera de combate a los aliados de los generales españoles facciosos es decir, a los agentes de Hitler en España y en Francia.

No puede haber neutralidad para los enemigos del pueblo.


TRES HOMBRES Y UNA MUJER DETENIDOS, EN BELGICA, POR ESPIONAJE

Lieja.-La gendarmería ha procedido en Calamina a la detención de cuatro personas tres hombres y una mujer, que han opuesto una viva resistencia.

Se trata de un asunto de espionaje sobre el cual guardan las autoridades una gran reserva.

Parece que se verificarán pronto otras detenciones por el mismo asunto.

Se ha nombrado un juez especial para instruir el correspondiente proceso.


PROPAGAD “FRENTE POPULAR”


2006 Kultura, Gazteria eta Kirol Departamentua - Gipuzkoako Foru Aldundia
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net