gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura
domingo 19 noviembre 2017
Gipuzkoa 1936

PUBLICIDAD recorte

FOTOGRAFÍAS

  • foto
  • foto

Lunes, 27 de julio de 1936

Páginas:

Redacción, Oficinas y Talleres
GARIBAY, 34

FRENTE POPULAR
DIARIO DE LA REPÚBICA

Teléfono 14.621 y 14.634
San Sebastián 27 de julio de 1936



tián bien veraneando o por asuntos particulares y que deseen comunicar a sus respectivas familias del resto de España su paradero y estado actual para tranquilidad y sosiego de todos, y que no hay motivo alguno serio en nuestra ciudad y en la provincia que orfrezca riesgos, como demuestra la tranquilidad de la población civil que transita por las calles de la ciudad con entera tranquilidad, estas familias forasteras deberán dirigirse por teléfono o personalmente al 3.200 (COMISARIADO DE COMUNICACIONES) quien se encargará gratuitamente de dar publicidad, por medio de Unión Radio, a la snotas que las familias remitan y sean recogidas en el resto de España.

Se advierte a todos aquellos elementos que se dedican a propalar noticias alarmistas, tanto relacionadas con San Sebastián como de los pueblos de la provincia y a todos los elementos derrotistas que innecesariamente aceptan y difunden tales absurdos, que serán inmediatamente detenidos y sometidos a las autoridades del Gobierno del Frente Popular.

Es necesario que todos los ciudadanos, todas las clases populares y laboriosas del país, salgan al paso contra todos aquellos enemigos conscientes e inconscientes que se dedican a combatir la República democrática y al Gobierno del Frente Popular lanzando noticias tendenciosas y alarmistas como recursos a su incapacidad e impotencia para contener el impulso generoso, sublime y arrollador que se manifiesta unánimente en todo el pueblo laborioso.

La situación general de la provincia va mejorando. Las fuerzas leales al Gobierno, apoyadas en el impulso brioso y guerrero de que dan ejemplo los obreros armados, va arrollando y agotando la resistencia y el ataque de los enemigos y criminales que se levantaron contra le República democrática.

La resistencia de las fuerzas rebeldes que se hallan atrincheradas en el cuartel de Loyola y sus inmediaciones, va ajustándose. No han de pasar muchas horas sin que las fuerzas leales al Gobierno y los obreros armados acaben con el intento fascista en San Sebastián, con los criminales designios de los insurrectos.

Es, pues, necesarios no hacer caso, repetimos, de todas las noticias que tienden a producir un principio de desmoralización que no es posible prenda en el alma popular. Por consecuencia, la situación va mejorando notablemente y la vida de la ciudad irá normalizándose dentro de breve plazo.”


PANORAMA GENERAL
La insurrección fascista está en trance de ser aplastada definitivamente

El sábado, 18 de julio, se inició en Melilla la rebelión más profunda, trastornadora y cruenta de todas las registradas en la Historia de España. Los comprometidos en esta criminal insurrección, tan vasta que alcanzaba a casi todas las capitales de la Península, no repararon en medios, y ellos, que alardeaban de un furor patriótico, comprometieron internacionalmente a la nación, sentando los cimientos de un movimiento en nuestra zona del Protectorado marroquí.

España tiene una misión muy circunscrita, muy limitada en esta zona, señalada a través de diversos tratados internacionales, entreverada incluso con una soberanía superior a la del sltán, que solamente se delega en el jalifa.

Y es lamentable, triste, que quienes hayan querido subvertir el régimen en España no hayan vacilado en llevar la zona de la lucha a un territorio en el cual la disciplina, el acatamiento a las instituciones, la corrección de la conducta eran prendas inexcusables de garantía de que España cumplir allí la misión que otras potencias en convenio con ella confiaron.

La rebelión se extendió en la misma tarde y la noche del sábado a toda la zona del Protectorado. La población obrera reducida y circunscrita a Melilla, Ceuta, Tetuán y Larache, con algunas fuerzas leales, en las que figuraron algunos soldados de los batallones peninsulares, lucharon con denuedo contra los insurrectos y resistieron a los rebeldes, especialmente en Larache. Pero la sublevados eran mayores en número: Regulares y Tercio, dirigidos por la oficialidad facciosa, acabaron por imponerse.

El Tercio y los Regulares constituían para los sublevados la principal fuerza de choque. Ya en octubre del 34 hicieron un criminal ensayo, llevando a Asturias, la cuna de la reconquista, a quienes el pueblo, unido en apretado haz, como ahora, expulsó de España; y a los mercenarios que sin escrúpulo alguno y con sus habituales características de lucha habían de imponer el terror sobre los que combatían por la libertad. Ahora querían emplear también estas unidades como avanzada bárbara propicia a exterminar al pueblo y llevarlos a Andalucía para resucitar de nuevo la dominación árabe, aunque prescindiendo de la civilización que nos legaron y utilizando únicamente los modos salvajes de quienes iban a dejárseles rienda suelta a sus temperamentos odiosos de exterminio y de venganza.

Estas características no importaban, eran un medio para los rebeldes en el que no habían de reparar. Lo que para los facciosos contaba eran los pertrechos, los elementos bélicos, la elocuencia que había de atribuirse a estas unidades de Africa, superiores, naturalmente a las peninsulares.

Pero estas fuerzas sublevadas no pudieron pasar el Estrecho. Lo impidió la Marina de guerra, que desde el primer momento se puso al lado del Gobierno. Fué uno de los principales resortes que desarticuló el movimiento rebelde. La marinería española ha dado un ejemplo de ciudadanía y de fervor republicano y popular. Allí donde existía algún obstáculo par ahacer una demostración práctica de lealtad al Gobierno de la República del pueblo, era salvado con decisión y entusiasmo, y en poco tiempo nuestra escuadra era leal y en los puestos de mando de los buques se oía la voz del contramaester que al grito de “¡Viva la libertad!” disponía, con fervor sin ejemplo, de la marinería que enfilaba los cañones sobre los rebeldes.

A partir del domingo, día 19, comenzaron los alzamientos en España y simultáneamente las sublevaciones iban prendiendo en diversas poblacones. El plan de los sediciosos era tan extenso, tan amplio, como lo es la ignonimia que sobre estos militares sin honor cae ahora al reducirles a la impotencia las masas populares, fuente de todo derecho y de toda fuerza, que ahora se están cubriendo de gloria con tanto sacrificio, con tanta abnegación.

Sevilla, Cádiz, Córdoba, Albacete, Guadalajara, Toledo, Burgos, Oviedo, Zaragoza, Pamplona... fueron alzándose en armas contra el Gobierno nacido del pueblo, en manifestación popular, por medio de las urnas. La subversión alcanzaba mayor importancia en aquellas capitales de mayor guarnición, demostraciónd e la falta de asistencia ciudadana, que había de llevarles al fracaso. En pocas capitales dejó de intentarse el movimiento como en Bilbao, donde el regimiento de Garellano confraternizó desde el primer día con el pueblo. En otras poblaciones, la rebelión mlitar-fascista fué aplastada rápidamente.

Desde el primer momento el pueblo se puso en pie; y con unanimidad inigualable, rivalizando en heroísmo, se organizaron las milicias ciudadanas que formaron columnas con las tropas leales para batir a los sediciosos. Republicanos, socialistas, comunistas, C. N. T., catalanes, vascos y valencianos formaron al único al grito de “¡No pasarán!” y contra este bloque defensor de las libertades ciudadanas y de los pueblos y de las esencias democráticas, habían de estrellarse quienes llevaban por bandera los privilegios, las ambiciones y el poder personal sojuzgador de toda liberación de los derechos individuales.

En Barcelona tuvo el movimiento un estallido corto y cruento. Uno de los más destacados cabecillas de la rebeldía, el genral Goded, arrastró a la guarnición y sobrevino un choque con las fuerzas de la Generalidad, integradas por paisanos y oden público, en el que los sediciosos fueron diezmados y arrasados, quedando su jefe prisionero del Gobierno. Companys tuvo la satisfacción generosa de obligar al general prisionero a dirigir la palabra por radio, en forma análoga a como él lo hizo en octubre del 34, para que recomendara el sometimiento de los rebeldes, por estar perdida la batalla, y para evitar se segaran nuevas vidas.

Madrid constituyó otro ejemplo de civismo sin igual. Pura lucha en la que el pueblo madrileño unificado sacudió sus melenas y con santa ira se abalanzó sobre los que intentaban oprimirlos. El asalto al cuartel de la Montaña fué una epopeya en la que el valor tenía el mayor exponente. La vida riente en los labios se ofrecía al enemigo, que no pudo resistir un empuje en que la moral de los asaltantes era, si cabe, superior a la metralla que se arrojaba sobre el cuartel. Luego, lucha por las calles, dos días de sacrificio; y después, el cinturón roto, y con ello la victoria, escrita en una brillante página a unir en la Historia.

También Málaga fué testigo de heroicas luchas en las que el proletariado se revolvió iracundo y no se dejó dominar. Las calles quedaron ensangrentadas, y los militares sublevados, vilipendiados con una derrota de desastre.

Y Asturias, la inmortal, que por dos veces ha visto ensangrentada sus tierras, tampoco se dejó dominar. Gijón fué pronto del Gobierno, después de haber aplastado al regimiento de Simancas, y los bravos mineros de sangre generosa y temple decidido se adueñaron pronto de todas las montañas y todos los pueblos, estableciendo un cerco de acero sobre Oviedo, la capital donde se había concentrado uno de los militares españoles de mayor valía: el coronel Aranda, abundante y diverso material, y una nutridísima guarnición de todas las armas. Ineficaz defensa esta de Oviedo que hacen los rebeldes. En poder de los militares están muchos elementos, es cierto; pero ineficaces. Cercados en una hondonada, no pueden prever más final que la tragedia. Con los cercadores, los mineros, los milicianos todos y las fuerzas leales, están la moral y la justicia, la dinamita y los cañones de Trubia; pocos días, horas quizás, los que hayan de tardar en sucumbir los sublevados. Lo que tarde en consumirse la generosa paciencia de los mineros, si es que la cerril insistencia del coronel Aranda no cede. Quiere evitarse el derramamiento de sangre; pero si se desatiende la conducta ejemplar de los sitiadores, la carnicería será feroz, y la responsabilidad, de quien no ha querido evitarla.

El movimiento militar sedicioso está por completo dominado y en trance de ser sofocado en su totalidad en el plazo de muy pocos días. Los últimos movimientos de tropas leales a la situación republicana permiten hacer esa contundente afirmación. Hállanse bajo el control de la autoridad legítima la mayor parte de las poblaciones que en los primeros días fueron, por sorpresa, sometidas a la acción rebelde. En todas el entusiasmo de la población civil patentiza hasta qué punto el Gobierno de la República cuenta con la asistencia del país entero.

Todas las provincias del litoral y fronerizas, excepto una pequeña zona en Navarra y Cádiz se hallan en poder del Gobierno; y de esta forma los rebeldes se hallan doblemente cercados; sin comunicación con el exterior, y el cerco interior que sufren las dos zonas norte y sur que aún se mantienen rebeldes. En esta forma, su situación no puede ser más difícil y se hallan en trance de capitulación.

Por el Norte, Asturias, con excepción del foco de Oviedo, todo Santander, Vizcaya y Guipúzcoa, son del Gobierno; por el Este, todo Cataluña, Levante, Murcia, Almería y Málaga, hasta Cádiz en el Sur, obedecen a la legalidad republicana. La mayor parte de la provincia de Cádiz está en manos de las fuerzas leales, que llegan a las puertas de Algeciras, a punto de capitular, después de haber pasado y conquistado San Roque y La Línea. Sube después por el oeste en manos del Gobierno Huelva y las provincias de Cáceres y Badajoz, en donde apenas existe algún foco rebelde.

Y en el interior existe la gran zona que parte de Valencia por Cuenca y Madrid hasta Portugal, que, obediente al Gobierno, parte en dos las zonas de sublevados, que por el Sur quedan reducidos a una lengüeta que subiendo de Cádiz llega a Sevilla y Córdoba, y por el Norte, Alsasua a Navarra, Vitoria, Burgos, Palencia y parte de Valladolid y Zaragoza. Todo lo demás son focos sin importancia.

Madrid está completamente liberado y asegurado al haberse tomado el Alto de León, el de Somosierra y el de Navacerrada. Todas las montañas inaccesibles del Guadarrama son del Gobierno. Las comunicaciones con Levante están aseguradas y normalmente se utilizan las carreteras y el ferrocarril para el traslado de columnas y aprovisionamiento de víveres, gasolina, etc.

Albacete ha caído en poder de las fuerzas leales y milicias del pueblo y las columnas que la hicieron capitular, con otras procedentes de Murcia, se dirigen sobre Córdoba. No tardará en rendirse Zaragoza, sobre la que avanzan varias columnas salidas de Barcelona, con unos 6.000 hombres y otras columnas procedentes de Valencia. La población obrera de la capital del Ebro se bate, además en las calles y tiene recluidas en sus cuarteles a las fuerzas facciosas.

Salvado el frente de la sierra en Madrid, las columnas se dirigen sobre Avila, en cuya capital el número de insurgente es escaso y su capitulación se espera sea pronta. Con la rendición de esta plaza y la toma de Guadalajara, efectuada días pasados, queda libre el camino hacia Burgos.

Las columnas de Vizcaya, después de haber pasado Ochandiano, se acercan a las puertas de Vitoria; y una vez se rinda Oviedo, bajarán los asturianos, llenos de ímpetu y ardor, sobre las poblaciones castellanas, aún en rebeldía.

Sevilla y Cádiz no tardarán tampoco en rendirse, pues a la desmoralización que pesa sobre los facciosos, habrá de unirse el que hoy se le cortará el fluido eléctirco que a estas capitales suministraba Málaga. Las alocuciones que por radio hace el general rebelde Queipo de Llano contribuyen a quebrantar la moral de las tropas que le siguen; alocuciones infamantes, soeces y llenas de embuste. Las columnas que tomaron Toledo en lucha de epopeya contra los cadetes refugiados en el Alcázar y contra la situación topográfica de la ciudad imperial, se dirigen a Sevilla y Córdoba.

Ayer fueron bombardeadas por la escuadra Melilla,Ceuta y las Baeares, en una acción eficaz, que llevó al desconcierto a los rebeldes. No se cree han de pasar muchos días sin que las Baleares se rindan.

Se ha conocido quién financió este criminal movimiento. No podía ser otro que March, el hombre fatídico de quien Carner hizo la más clara expresión de sus designios: “O la República acaba con March o March termina con la República.” Y en torno suyo los cabecillas cuya turbia conducta para con el régimen era ya conocida: Franco, Goded, Queipo del Llano, Fanjul, Mola, etc., etc.

Entre los generales apresados figuran Goded, Fanjul, Villegaz, Capas y otros. Sanjurjo murió en un accidente de aviación.

Uno de los generales que ha resultado herido combatiendo al lado del pueblo, ha sido el general Pastor, que cayó en la lucha junto al joven diputado comunista Pretel; y uno de los militares que con la bravura del león se bate al lado de los milicianos en los puestos de vanguardia es el coronel Mangada, que cuenta y aen su haber las más brillantes acciones.

En todas partes, del Norte a Sur y de Este a Oeste, todo el proletariado unificado se bate con heroísmo, entusiasmo y abnegación sin limite. El temple de su alma encierra una moral que les llevará a la victoria definitiva. Una moral de la que carecen los facciosos militares-fascistas que se ven obligados a arrastrar a la lucha a unos soldados que no quieren combatir con sus hermanos del pueblo y a los que se unen en la primera ocasión con las cartucheras completas, sin haber disparado un solo tiro. Y junto a estas fuerzas milicianas los leales del heroico Cuerpo de Carabineros, de la Guardia civil y de Asalto, para quien la República debe agradecimiento por haber cumplido un deber y haber hecho honor a una palabra que otros vilipendiaron, y que no solamente se mostraron indignos de su palabra, sino que, perdiendo la serenidad y el exacto tacto y percepción de los deberes internacionales, comprometieron la seguridad y el prestigio de España, que es de todos y no de una facción rebelde, haciendo que a nuestras costas llegaran buques de guerra extranjeros para sobreguardar los intereses de sus súbditos, que los desaprensivos facciosos quedaron en entredicho. Y al lado de estas formaciones mixtas de combate, la mujer que alienta a los milicianos y que con el temple de Agustina de Aragón se apresta a la lucha y en Madrid ha llegado ya a constituir un batallón femenino que pronto va a salir a la lucha.

La aviación, la mayor parte de la aviación, que se mantiene fiel al Gobierno, y que de día en día aumenta, realiza también en esta fecha contra el fascismo un esfuerzo, que con temeridad heroica supone un resorte de gran importancia para nuestra victoria final.

El triunfo definitivo es neustro, porque esta victoria es la de la Libertad, la de la Justicia, la del Progreso. En esta lucha es factor principal el pueblo, que se ha puesto en pie a la voz de ¡todos a una! Esa voluntad decidida de vencer no puede faltar, no faltará. La victoria está asegurada, pero aún hay mucho que luchar y el temple y el sacrificio han de durar hasta el final, para que el sacrificio no sea baldío.

El significado que para el mundo entero y para Europa en especial tiene la sofocación del movimiento insurreccional español, es que la reafirmación de la democracia política en nuestro país supone una garantía incuestionalbe para la paz europea, pues el triunfo de los partidos políticos integrantes del Frente Popular representa en el orden internacional una seguridad no conseguida sin el exterminio de la medición, cuyo triunfo hubiera instaurado un Estado belicoso y patriotero, peligroso siempre para el concierto de los pueblos. Es nuestra victoria el destino del mundo occidental.


ULTIMA HORA
La situación en el resto de España

Noticias de última hora confirman que las tropas leales han tomado Alcañiz, Barbastro y Caspe.

Las tropas de Valencia y Cataluña se encuentran a cincuenta kilómetros de Zargaoza.

La escuadra bombardea la plaza de Melilla.

Se han rendido los facciosos del Alcázar.

A las doce y cuarto de hoy entraron en el Alcázar los paisanos y el Ejército.

En Sevilla se lucha en la ciudad. Hace dos días que no funciona la radio.


LA JUSTICIA DEL FRENTE POPULAR
Un salteador de pisos, pasado por las armas

El sábado pasado, día 25, en el Paseo de Ramón María de Lilí, número 1, primer piso, fué sorprendido “infraganti” robando, un sujeto llamado Julio Romano Martínez, conocido ratero, que había asaltado el domicilio de don Mariano Gómez Guallar, de Zaragoza, sustrayéndole 6.000 pesetas en metálico y numerosas joyas.

Sometido a interrogatorio, confesó el ladrón que, aprovechando las actuales circunstancias, se dedicaba al pillaje, como otros elementos.

Juzgado por el Comité del Frente Popular, Julio Romano fué inmediatamente pasado por las armas.

La cantidad robada fué restituída a don Mariano Gómez Guallar.

El Comité del Frente Popular advierte muy especialmente que contra aquellos elementos, que, aprovechando la confusión natural de estos momentos, se dediquen a actos delictivos de esta naturaleza, procederá inflexiblemente, castigando con la última pena a los infractores.


TRISTE ESTADISTICA
Los muertos y heridos en Vizcaya

Por informes fidedignos, los muertos registrado hasta el momento actual, en Ochandiano, Bilbao y otras localidades vizcaínas, desde que comenzó la actual situación en la provincia fraterna, son:

En Ochandiano, 34.
En Bilbao y demás pueblos, 10.

Los heridos son:
En Ochandiano, 66.
En Bilbao, etec., 47.

Totald e muertos: 44. Total de heridos, 113.

Todas estas víctimas de la insensta y bárbara subversión fascista, claman justicia.

El Frente Popular jura hacérsela, y cumplida, a sus mártires perdidos para la democracia y al civilización por los militares traidores, alzados contre el pueblo con las mismas armas que éste les entregó para la defensa de la República y de España.


LA VUELTA A FRANCIA
EL belga S. Maes gana la etapa pirenáica Luchon-Pau
Una mirada retrospectiva a las etapas de la última semana.
Los escaladores españoles.

Después de la suspensión de las tareas queremos informar a los aficionados del resultado de las cinco etapas que se han corrido durante la pasada semana, de las cuales ha sido nota destacada el triunfo obtenido por el gran corredor vizcaíno Federico Ezquerra en la etapa Niza-Cannes (195 kilómetros), donde el notable escalador español, después de coronar en cabeza los cols de braus y la Turbie entró en Cannes triunfante, destacado, en medio de las aclamaciones del público.

Por fin, el corredor vasco había conseguido la victoria que tan esquiva se estaba mostrando con él a pesar de haberse situado en brillante situación en otras etapas en que se le escapó el triunfo por diversos contratiempos de última hora. El triunfo es, pues, merecidísimo y contribuye al prestigio del ciclismo español.

En la etapa Cannes-Marsella (195 kilómetros) venció el francés Le Greves.

El mismo corredor triunfó en la media etapa del recorrdio Marsella-Montepellier, salida en línea, y el belga Silverio Maes en la otra media, contra el reloj.

La siguiente etapa, Montpellier-Perpignan (166 kilómetros) estaba también dividida en otras dos medias etapas, siendo igualmente vencedores los mismos corredores La Greves y Silverio Maes, en los recorridos en línea y contra el reloj respectivamente.

El sábado se corrió la décimoquinta etapa entre Perpignan y Luchon, de 32 kilómetros, en la que los corredores debían escalar los cols de Puy..... Portet d’Aspert. En la primera de las escaladas el belga Vervancka coronó su cabeza con muy escasa ventaja sobre Ezquerra y Berrendero.

En la segunda, el mismo corredor belga pasó el primero delante de un nutrido pelotón.

En el “sprint” final de la etapa resultó ganador el turista-routier Ducazeau.

Ayer, domingo, descansaron los corredores en Luchon.

Después de estas etapas la clasificación general no ha variado por lo que respecta al primer puesto, que sigue ocupando el belga Silverio Maes, seguido de Antonín Magne.


LA GRAN ETAPA
Una mirada retrospectiva a la que pudieramos llamar etapa gloriosa de los españoles: de Niza a Cannes.

Ezquerra escapó en la Tarbia, tuvo 1 minuto 20 segundos de ventaja en la cima y, lejos de dejarse coger, aumentó ligeramente su ventaja en el descenso y en el llano, a pesar de los esfuerzos que hizo el temible “tandem” belga Vervaecke-Silver Maes.

Ezqauera 1.º; Cañardo, 7.º Berrendero, 11 y Alvarez, 12, puede decirse justamente que la jornada fué brillante para los españoles.


La etapa de hoy
Hoy, lunes, cuando redactamos estas líneas, se está disputando la gran etapa pirenaica Luchon-Pau (194 kilómetros)y en la cual, como es sabido, figuran los dos grandes macizos del Tourmalet y el Aubisque, de 2.114 y 1.704 metros, respectivamente.

Con estos cols que se disputan hoy quedará terminada la lucha para el Gran Premio de la Montaña, en la que seguramente nuestros excepcionales escaladroes coronarán la gran victoria lograda en la actual Vuelta a Francia.


COMIENZA LA ETAPA
Pau.- Apenas empezada la etapa, los belgas, que quieren asegurarse la victoria, atacan con energía. Ezquerra parece totalmente desmoralizado y queda pronto rezagado. Por el contrario, Cañardo y Berrendero se mantienen en buena posición.

Por la cima del Peyresourde, primera de las cuatro puntuables que hoy habían de franquearse, pasa en primer lugar el líder, Silverio Maes, siguiéndole a escasa distancia su compatriota Vervaecke y el individual normando Ivon Marie. A poco más de un minuto Cogan, VanSchendel, Hendrickx, Cañardo, Berrendero y Kint. A un minuto y treinta y cuatro segundos, los luxemburgueses Morsch y Pierre Clemens. A tres minutos, Mague y otros.


POR EL ASPIN
A mitad de la dura cuesta, segunda de las que hoy puntuan, Silverio Maes es alcanzado por Vervaecke e Ivon Marie. Por su parte, Berrendero ha escapado del grupo en que estaba, colocándose en cuarta posición. Alvarez apoya a Ezquerra, que continúa bastante retrasado. El paso por el “col” se registra así:

Primero, Ivon Marie, y a un minuto Vervaecke y Silverio Maes.
A 1’ 9”, Berrendero.
A 2’ 5”, Magne.
A 2’ 20”, Van Schendel.
A 2’ 55”, Pierre Clemens y Kint.
A 3’ 11”, Cañardo.
A 4’ 18”, Hendrickx
A 5’ 10”, Mersch, Level y Marcaillou
A 5’ 40”, Alvarez, Ezquerra y Cogan.


DESCENSO
Hacia Saint-Marie de Campas la niebla obliga a descender con grandes precaucines. Los dos belgas e Ivon Marie continúan juntos. A un minuto y 45 segundos pasa Berendero. A dos minutos y cinco segundos, Magne, con el holandés Van Schendel.


SUBIDA AL TOURMALET
Los tres fugitivos, a diez kilómetros de la cima, pasan con un minuto y 30 segundos de avance sobre Magne, que se ha despegado de Van Schendel y ha alcanzado a Berrendero. A ocho kilómetros de la cumbre, el español y el francés caminan a dos minutos y 40 segundos de retraso, que se mantiene hasta la cima, por la que los corredores pasan asÍ.
Silverio Maes, Yvon Marie y Vervaecke, en este orden. A 2’ 45”, Magne y Berrendero. Después pasan Pierre Clemens, Hendrickx, Cañardo, Van Schandel, etc.


ANTE EL ABUBISQUE
En el Tourmalet se ha observado la ausencia de los deportistas españoles.

Por el descenso del Tourmalet, mucha niebla, solo despejada en la cima, ha dificultado la marcha. En Varesse, después de este descenso, ya al pie del Aubisque, las posiciones son las siguientes: Yvon Marie, Silverio Maes y Vervaecke. A 4-15, Magne, que ha perdido terreno. A 5-40, Pierre Clemenes y Berrendero. A 6-30 Hendirckx. A 7-15, Cañardo. A. 7-35, Van Schandel. A 8-40, Level y marcaillouc.


EL PREMIO DE LA MONTAÑA
No falta más que el Aubisque. Es la última cima puntuable en la carrera. El pobre Ezquerra, desfondado y desmoralizado, ha perdido la posibilidad de ser el rey de la montaña. En cambio, Berrendero, que se defiende bravamente, tiene grandes posibilidades de impedir que se lleve el belga Maes un triunfo que los escaladores españoles merecen sobradametne. En este momento, al pie de la última cima puntuable, tiene Berrendero 112 puntos. Silve Maes y Ezquerra están empatados a 102. Ezquerra está fuera de combate, pero el madrileño tendrá suficiente con pasar décimo por el Aubisque para ganar la clasificación de la montaña, aunque Silver Maes sea primero en el “col”.


LOS LIDERES.
La carrera puede darse por ganada. Silver Maes lleva ocho minutos de ventaja a Magne y las esperanzas que éste había puesto en los Pirineos se han desvanecido hoy estrepitosamente. En el momento en que escribimos este comentario, está a más de cuatro minutos del primero y todo parece asegurar que esa distancia aumentará todavía. Los dos belgas, Silve Maes y Vervaecke, primeros de la clasificación, son también primeros por su moral y por su fortaleza.

Primero de los turistas es Level, pero va herido, y a su lado, vigilando sus posibles desfallecimientos, el tolosano Marcaillou, segundo en la clasificación de la categoría.

De los españoles, el más afectado es, como se ha visto, Ezquerra. Berrendero se defiende como puede y Cañardo, que ayer con sus familiares de Barcelona, es el único que permanece entero y dispuesto a terminar entre los cinco primeros de la clasificación.


CLASIFICACION DE LA ETAPA
Silver Maes, en 7h., 12 m. y 52 s.
Level, 7-21-31.
Magne, igual tiempo.
CAÑARDO, 7-21-47.
Vervaecke, ídem.
Paul Maye, 7-24-46.
Marcaillou, ídem.
Berty, ídem.
Amberg, ídem.
P. Clemens, 7-24-53.
Thietard, 7-27-49.
Cogan, 7-28-49.
Ivan Marie, ídem.
Le Greves, ídem.
M. Clemens.
Mersch
Midelkamp, 7-31-17.
Lesuer, 7-31-34
21. ALVAREZ.
28. BERRENDERO

En la clasificación general permenece el belga Siver Maes al frente de los “tours”, con una ventaja de 20 minutos sobre el francés Antonin Magne.

Para el Gran Premio de la Montaña parece que existe empate a 112 puntos entre el español Berrendero y Silver Maes.

2006 Departamento de Cultura, Juventud y Deporte - Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net