gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura
martes 21 noviembre 2017
Gipuzkoa 1936

PUBLICIDAD recorte

FOTOGRAFÍAS

  • foto
  • foto

UNA NOTICIA DEL DÍA


ASPECTOS DE LA LUCHA

Sábado, 1 de agosto de 1936

Páginas:

ASPECTOS DE LA LUCHA

Cómo cooperan los entusiastas pescadores de Trincherpe a la obra común

Después de una huelga de casi dos meses, su fervor antifascista les anima a blindar camiones en dos horas, acudir a los puestos de lucha y salir a pescar para atender a las necesidades urgentes

Cada día que pasa salen a la luz nuevos episodios, por humildes más destacables, de esta comunión de lucha ciudadana contra la revolución militar. Episodios callados, humildes, de gentes que nunca pensaron, al ofrecer su esfuerzo, en si habría de ser conocido o si les podría reportar algún mérito para hacerlo valer más adelante.

Quizá haya de hacerse a su tiempo la historia de estos esfuerzos menudos, por anónimos más estimables; y entonces, será ocasión de rendir justicia a unos bravos y sufridos trabajadores, que en situación excepcional, como ningunos otros en Guipúcoa, han sabido dar de lado sus preocupaciones y desesperada posición económica para derrochar su entusiasmo en pro de la causa de la Justicia y legalidad republicana.

Nos referimos a los pescadores de Trincherpe. Del populoso barrio pasaitarra salieron los primeros camiones blindados que circularon por las carreteras próximas a la capital. Camiones de una construcción improvisada y rudimentaria en grado sumo, pero que, poco a poco, según avanzaban las horas, eran superados constantemente hasta acusar un plausible mejoramiento duplicador de su eficacia ofensiva y defensiva.

SALUD CAMARADA

No son los actuales momentos para perder el tiempo. Cada uno ha de permanecer en su puesto y rendir una misión rápida y eficiente.

Por eso, cuando expusimos nuestro deseo de acudir a Trincherpe para hacer una información sobre la aportación valiosísima de la gente pescadora a la causa republicana, pronto se puso un coche a nuestra disposición para facilitarnos la labor informativa.

La marcha no ofrece novedad hasta Ategorrieta. Al llegar al reloj, los milicianos de guardia obligan a detener el coche. Ha de mostrarse el permiso de circulación fechado en el día. Se hace.

Poco más adelante, en la clínica de San Ignacio, nueva detención.

El guardia popular hace una señal de amistad por la ventanilla y deja paso franco diciendo:

Salud, camarada.

Otra parada obligatoria en el alto de Vinagre.

Nuevo frenazo en la bifurcación de Bidebieta y todavía otro en el camino del Tiro Nacional.

ENTUSIASMO COMUN

Nos detenemos en "Avance Marino", organización afecta a la C.N.T. y que agrupa a unos mil obreros que viven de la industria del mar y sus derivados. Estos hombres, juntamente con unos setecientos que pertenecen al Sindicato La Unión, dependiente de la U.G.T., y unos cuatrocientos de Solidarios Vascos, están en huelga desde el día 5 de junio. La famosa huelga de Pasajes. Tal vez, si la memoria de ustedes es fuerte, recuerden su iniciativa. Y las noticias de los primeros días; la huelga de Pasajes sigue en el mismo estado. En el mismo estado que hoy, al cabo de dos meses de estar amarrados los barcos.

Pues bien, esta gente, con la bolsa exhausta al cabo de una lucha tan prolongada, privados de los más indispensable para su subsistencia, no han titubeado un momento cuando hubo necesidad de aportar el sentido común.

El primer camión que se blindó en Trincherpe fue uno de Lerchundi que llegó a Pasajes con ganado. En cuanto lo descargó, los pescadores pusieron manos a la obre y en el taller de Torrea y Vergara, le colocaron unas chapas de la forma más rudimentaria, sin que en el trabajo intervinieran apenas metalúrgicos avezados en la faena.

Siguió a este coche un camión de la Compañía de Maderas, blindado en Casa Lasa, también por maquinistas, fogoneros, pescadores y algún otro obrero del hierro.

En pocas horas se habilitaron seis camiones más a los que siguieron otros, que todos hemos visto circular por las calles y cubrir puestos de vanguardia donde era necesaria su presencia.

Ahora, ya prácticos en esta especialidad, se procede al blindaje de un camión de nueve toneladas destinado a la artillería y al que se han colocado chapas dobles, previamente probadas con disparos de diferentes calibres. Un trabajo concienzudo y de eficacia, que hace sonreir a los que recuerdan cómo salió del taller el primer camión. Si bien ha de consignarse en justicia el tiempo empleado en hacerlo. Dos horas que dada la nerviosidad y alarma de los primeros instantes, parecieron dos siglos a los que pugnaban por montar en el coche y salir en él a defender la República ofrendando su vida si era necesario.

ENTUSIASMO

Esta sufrida gente de mar ha sido la primera que se ha puesto en plan de lucha. Acudieron a la capital en cuanto tuvieron noticia de que su presencia era necesaria. Hicieron otros trabajos de metalurgia a los que no se habían dedicado nunca. Y ahora tienen varios cientos de compañeros con las columnas que operan en las zonas guipuzcoanas de lucha.

Por otra parte, dos parejas de pesca salen a la mar con objeto de procurar pescado para los hospitales de sangre y enfermos, así como para los compañeros que lo necesiten.

Otros dos turnos de treinta hombres trabajan en los barcos de la "Pysbe" descargando el bacalao almacenado en las bodegas y que por la huelga de esta factoría no pudo ser descargado a tiempo. Bacalao necesario para el abastecimiento de la provincia.

Así son estos pescadores. Dos meses de huelga no han agotado sus energías, sino que al contrario, sacando fuerzas en momentos que otros ya hubieran perdido toda vitalidad, contribuyen con una voluntad sin límites y un entusiasmo que algún día habrá de tenerse en cuenta a esta vibrante defensa del régimen y de las conquistas proletarias contra sus enemigos de siempre.

SOLDADOS EN FILAS

Cuando nos facilitan estos datos en la Secretaría de Avance Marino, interrumpe nuestra conversación la llegada de dos hombres. Vienen con evidentes muestras de fatiga y traen cada uno un fusil. Sin apenas cambiar más que el saludo, entran en materia con parquedad de frase:

-Estamos luchando unos cuarenta hombres en las proximidades del cementerio de Rentería y venimos por municiones.

Mientras varios compañeros salen por ella, otros dan unas friegas en la pierna a uno de los llegados, que se queja de agudos dolores.

Pronto traen dos sacos. Los milicianos, después de despedirse de sus compañeros, marchan nuevamente.

-¿Qué peso tienen esos sacos? - preguntamos.

Irán unos cincuenta kilos. Pero si necesitasen muchísimos más los tendrían al momento.

FINAL

La información está hecha. El teléfono de Avance Marino, como el de todas las organizaciones durante estos días de movimiento intenso, no cesa de funcionar.

Avance Marino, La Unión y Solidarios Vascos han rivalizado en cuantos trabajos y funciones les encomiendan, o de propia iniciativa emprenden para aplastar la intentona fascista.

Hemos visto de cerca su altísima moral y su elevado espíritu de sacrificio después de lo castigado de su economía doméstica. Si se hurga un poco, quizá musiten una leve queja por el abandono en que les tiene la capital.

Por el contrario, creemos que ni la capital ni la provincia pueden tener queja de los pescadores de Trincherpe.


GUERRA ENTRE HERMANOS

DOS DONOSTIARRAS MANDAN LAS COLUMNAS FACCIOSAS

Esta guerra civil a la que nos han lanzado unos militares que se llaman falsamente patriotras y unas derechas harto siniestras, ofrece fases tan dolorosas, como esta que ayer se comentaba en nuestra redacción, con asombro y pena.

La noticia es estas dos jefes militares donostiarras son los que están al frente de las columnas facciosas que operan en Oyarzun y Beasain ensangrentando el suelo guipuzcoano. Ellos, están prolongando una lucha salvaje que ya hubiera terminado en esta provincia: una lucha suicida que ya no puede conducir a nada y que moral y materialmente tiene perdida el enemigo.

¿Qué ideas absurdas y tenebrosas han podido llevarle a esta actitud equivoca? Compromisos militares acaso, amistades o camaraderías con generales facciosos que en estos instantes no debían pesar nada en la conciencia de unos hombres honrados. Habían consagrado su vida al estudio de la defensa patria y ahora se entregan a una lucha alevosa contra sus propios hermanos de raza, contra el propio suelo de su patria chica.

Ningún ideal ha podido aconsejarles la prolongación de esta guerra civil catástrofica provocada por enemigos de España y de las ideas democráticas, esta guerra civil que cada día nos hunde más en el abismo.

Semejante actitud solo puede concebirse en unos militares extranjeros reclutados en las hordas de los profesionales del crimen. Solo dos extranjeros podrían ponerse al frente de esas columnas facciosas de hombres cegados por una pasión inconcebible que no pueden razonar y que están ensangrentando el suelo guipuzcoano y sembrando el odio hasta en los últimos instantes de la lucha.

---------------------------------------------------------------------------------------------

Todos los obreros saben que sólo la República puede defender sus derechos y sus libertades y la han defendido hasta la muerte.

El sacrificio de sus vidas les asegura esas libertades y esos derechos contra los ataques de los fascistas y de las derechas desleales al régimen

---------------------------------------------------------------------------------------------

Pequeñas historias

FUMANDO EN PIPA

El miércoles pasado se luchaba ardorosamente en el Boulevard. Los fusiles y ametralladoras de los sublevados emitían sus mensajes de muerte. Los soldados del pueblo tomaban sus parapetos en árboles y salientes. Habían caído ya algunos heridos y acaso más de un muerto. Aquello era un horror. El ánimo más esforzado se encogía ante el espectáculo de la tremenda lucha. Uno llegaba a creer que no era posible salir con vida de tamaña contienda.

Y, sin embargo, un espectador imparcial, ajeno en absoluto a la contienda, asistía impasible al terrible espectáculo. Era un inglés. Acaso uno de esos periodistas impasibles y temerarios, "corresponsales de guerra", curtidos en todos los peligros y avezados a todas las aventuras.

Metidas las manos en los bolsillos, con sus pantalanes "briches", la visera calada hasta los ojos, mordía la boquilla de su pipa y despedía inmensas bocanadas de humo. Las balas parecían respetarle. Durante mucho tiempo, paseó por el Bulevar, como si asistiera a un festejo veraniego. Ya finada la lucha y tomado el Casino, el hombre se nos acercó y con una ingenua mirada curiosa preguntó:

Dígame, señor, ¿sabe usted si ha habido muchas víctimas?


CIUDADANOS: Por la República, por las libertades de los pueblos, por las conquistas del proletariado. Todos a una ¡En pie!

Trabajadores: ¡Viva el Frente Popular!

---------------------------------------------------------------------------------------------

LA MUJER EN EL FRENTE

No solo los hombres han ganado la batalla. Su compañera, la mujer, ha querido en este sagrado momento que es para los trabajadores la conquista de sus ideales, ayudarle con las armas en la mano o socorrerlo cuando, caído por la balas antipatriotas, necesitaba el auxilio de la ciencia.

Hemos visto arrojados grupos de alegres muchachitas correr al lado del hombre camino de las avanzadas. Si no fuera por la espesa cabellera que airosa se enfrentaba al enemigo, no hubiéramos notado su presencia. Porque la mujer, percatada de la gravedad del momento, ha dejado en casa toda la feminidad de sus trajes vaporosos para sustituirlos por los del sexo masculino. La mujer ha demostrado en el fragor de la batalla, poseer el valor de su compañero en la vida. Ha luchado con el mismo entusiasmo; no ha retrocedido ni se ha amilanado al ver correr la sangre bajo sus pies...

La mujer ha ganado la batalla. Porque los hombres han sido impulsados por su arrojo, su temeridad y su celo patriótico... y han luchado con más fe. Esta es la mujer del Frente Popular; la que se olvida el "maquillaje" y lo sustituye por la canana de cartuchos. No la que groseramente, y con la galantería que el alcohol manifiesta a los tiranos, resaltaba el "terrible" Queipo.

Ayer tuvimos ocasión de conversar con dos valientes y bellas muchachitas que mucho se han distinguido en el "golpe" reaccionario. Dos jovencitas que con la blusa blanca y la cruz roja --esa cruz símbolo de humanidad internacional que han demostrado desconocer las jaurías fascistas-- han ocupado los sitios de mayor peligro. Ricardita Iparraguirre y Lolita González son las valientes enfermeras. En el cementerio y en Villafranca se las ha visto, cual nuevas Edith Cavell, desafiar el peligro por salvar a sus compañeros heridos. Su arrojo temerario ha conmovido a más de un bravo miliciano que las aconsejó tomaran precauciones, pero las dos, llevadas de su impulso humanitario, han seguido en la brecha, realizando brillantísimos servicios.

Con la naturalidad que dan a sus hazañas los héroes, estas dos jóvenes no le han dado importancia a su misión. Opinan que es deber de ellas ayudar de esta manera a la España republicana. Ocho días llevan sin descansar debidamente, ni mudarse como su feminidad lo deseara, pero las simpáticas muchachas no parecen darse cuenta de ello. Por el contrario, aseguran que se han acostumbrado de tal manera a la sinfonía de la metralla, que las pocas horas que llevan en la ciudad son para ellas de insoportable aburrimiento.

Y, como las señoritas indicadas, hay por docenas en toda España. Unas, con el fusil; otras, en al Cruz Roja, y otras en las cocinas dedicadas a reponer las fuerzas de los combatientes.

Mujeres del pueblo, las que luchais por esta noble causa, seguid en vuestro puesto. El pueblo español, el honrado y productor, está ahora más que nunca vinculado a vosotras por el heroísmo y sacrificio de que habéis hecho gala.

---------------------------------------------------------------------------------------------

FRENTE POPULAR

Aviso a los obreros gráficos

Relación del equipo que debe presentarse esta noche, a las nueve, para trabajar en la edición del FRENTE POPULAR, en Garibay, 34;

CAJAS

Claudio G. Perujo.
Jesús Aberastu.
Juan Nieves.
Fernando Neira.
Bonifacio Lázaro.

LINOTIPIAS

Domingo Olariaga.
Ricardo Urondo.
Gregorio Alquézar.
Francisco Arroyo.
Lucio Tellería.
Felipe Parcha.

ESTEREOTIPIA

José Nicolás.
Dionisio Aliaga.
Ricardo Royo.

MAQUINA

Felipe Bustero.
Cirilo Estenaga.
Cecilio García.
Cayo Arráiz.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Pérdidas

Nos comunica don Esteban Labayen que se le han extraviado. 1 reloj con su cadena; 1 cadena de oro con su medalla; 1 máquina de afeitar, y documentos y cartilla militar.

Suplica a quien lo hubiere hallado se sirva entregar en Villa Euzki-alde (Eguía).

***
Reloj pulsera de cadena, desde el Boulevard al Paseo de la Concha. Gratificarán entrega, en esta Administración.


EMBUSTES Y FALSEDADES

Para que vuelva al ánimo de todos los ciudadanos honrados la tranquilidad de que tan necesitados estamos después de doce días de lucha, es preciso que todos dediquemos a destruir y evitarnos esa seria de falsedades y absurdos que lanzan las radios piratas desde todas partes.

Los republicanos no pueden tolerar esta campaña invisible y de alarma que desvirtua la realidad de nuestra verdadera situación.

La verdad es que el movimiento republicano avanza en todas aquellas provincias en que aun están dominando los militares facciosos. Los soldados se resisten a combatir contra sus hermanos de sangre y de ideales y solo esperan ponerse en contacto con el pueblo para desbordar sus entusiasmos republicanos contenidos por el rigor de los jefes rebeldes.

Hay que proceder enérgicamente contra quienes se dedican a propagar rumores falsos, insidias y mentiras, saboteando el orden y la libertad que defienden el Gobierno legítimo de la nación.

Hay que seguir en pie y animosos la lucha en todos los frentes. Y en el aire se está desencadenando también una verdadera guerra de ondas. Esta guerra es tan importante como la de las balas y la metralla en los montes. Las estaciones facciosas tratan de bloquear e interceptar la información de las radios leales y en cambio se dedican toda la noche a lanzar los más absurdos bulos que desvirtuando la verdad de la situación pueden prolongar una resistencia inútil.

Todos debemos por lo tanto intervenir en esta otra lucha de ondas para imponer lo cierto sobre lo tendencioso y descabellado.

LA SITUACION EN ASTURIAS

IMPRESIONES DE UN VIAJERO DONOSTIARRA

Ayer saludamos a un conocido donostiarra que acababa de llegar de Gijón, donde ha estado bloqueado por espacio de días. Nos habló de la situación en Asturias que cada día es más favorable a la causa del pueblo.

Nuestro paisano salió de Gijón el lunes por la tarde en unión de la Compañía de Comedias de Pepita Díaz de Artigas y Manolo Collado, ocupando un autobús que puso a disposición de los viajeros el Frente Popular de aquella población asturiana. Después de las paradas de rigor llegaron a Santander, donde los referidos comediantes están haciendo una temporada teatral.

A lo largo de la ruta Gijón-Santander, nuestro interlocutor fue captando el alto espíritu combativo de los asturianos que de todos los puntos de la provincia se aprestaban a lanzarse contra la capital, todavía en poder de los militares perjuros a su Patria.

Se esperaba que de un momento a otro se entregasen las fuerzas facciosas que todavía permanecían encerradas en el cuartel del regimiento de Simancas, en Gijón, al parecer ya capituladas, ya que carecían de provisiones y de hora en hora iba estrechándose el círculo de fuego que les tenían puesto las milicias de mineros y marinos asturianos.

Nuestro informador fue testigo de la ruda ofensiva por parte de los aviones leales a la República contra las tropas facciosas situadas en el fuerte de Santa Catalina y en el antedicho cuartel, donde las bombas lanzadas con precisión geométrica contribuían grandemente a hacer cada vez más difícil la ya débil resistencia de aquellas.

Tan insostenible como ésta era, según pudo comprobar nuestro informador, la situación de las tropas rebeldes de Oviedo, donde por un golpe de audacia el coronel Aranda se hizo, el día 19, dueño de la ciudad.

Los hombres de la cuenca minera se han lanzado contra la capital formando columnas cuyo contingente pasa de los ocho mil luchadores, dispuestos a entrar en Oviedo a golpe de dinamita. Bien conoce el coronel Aranda el tesón y la bravura de los mineros, quienes dispuestos están a no cejar en su empeño.

Oviedo carece de luz y de agua. Los alimentos escasean. Cunde el desánimo entre los hombres de la guarnición militar. Y la población civil ve con verdadero pánico pues de sobra conoce sus efectos, asomar la boca de los cañones en lo alto del monte Naranco. Nuestro interlocutor cree que para esta hora se habrá rendido la capital asturiana.

El viaje de Santander a Bilbao y de Bilbao a Donostia, lo realizó nuestro paisano, por vía férrea con absoluta normalidad, pudiendo comprobar que la capital de la Montaña y la de Vizcaya ofrecían su aspecto característico, funcionando cines, teatros, cafés y trabajándose en todas las industrias con entera regularidad.

Por impresiones recogidas entre sus familiares y amigos a su llegada a San Sebastián este viajero ha podido apreciar que el movimiento ha tenido aquí mayor intensidad que en las capitales que ha visitado, lo cual prueba que la situación en España no ha tenido ni tiene la gravedad que los propaladores de infundios quieren atribuirle, con el exclusivo objeto de desprestigiar el régimen republicano, que ha de salir reforzado de esta prueba durísima a que los facciosos han sometido al pueblo para poner a contribución, una vez más, el patriotismo de éste en infinidad de gestos que le crean la admiración de quienes asistimos a este momento histórico del resurgimiento de España con plena confianza en el porvenir y en la acción de la masa ciudadana.

Un donostiarra ha podido viajar sin novedad desde Gijón a nuestra ciudad por carretera y ferrocarril, con absoluta regularidad.

El hecho, en estos momentos, es de una gran significación.

Aunque los alarmistas emboscados continúen sistemáticamente sus intentos de confusionismo que, a medida que el pueblo los va desenmascarando, pierden su escasa eficacia.


Los muertos que vos matais...

Durante los primeros días del movimiento, cuando aún se luchaba palmo a palmo en las calles de la capital, para arrojar de sus últimos reductos a los fascistas emboscados, cuando las descargas, oídas desde las habitaciones interiores de los pisos o en la oscuridad de las bodegas, ponían un interrogante de inquietud en los atemorizados ciudadanos, fueron naciendo y creciendo prodigiosamente los bulos, cobrando cuerpo los rumores y corriendo de boca en boca los "se dice", circunscriptos casi todos a la suerte que pudieran haber sufrido personas que por su anterior significación política o social eran públicamente reputados como afectos -ardiente o tibiamente- a la causa facciosa.

Y cuando el rumor no se fijaba en esta clase de individuos, apuntaba hacia aquellos otros -tipos populares, "joshemaritarras", donostiarras cien por cien- que en las horas de estas trágicas jornadas habían sido vistos defendiendo en la calle el prestigio del régimen republicano y la dignidad del pueblo trabajador.

A medida que las Milicias ciudadanas con sus prodigios de arrojo y valor, fueron limpiando la capital de asesinos fascistas y perjuros militares; a medida que los puntos de combate se desplazaban hacia las afueras, y las calles limpias del peligro del "paqueo", se animaban con la presencia de los donostiarras, fueron los "bulos" deshaciéndose en el aire como fantasmas de humo.

Menudeaban exclamaciones, manifestaciones de asombro y transportes de alegría del tono siguiente:

-Anda, ¿pero no es ese Fulano, al que "fusilaron" el lunes? ¿Y aquél no es acaso Mengano, al que decían le habían visto caer en el asalto al Cristina? ¡Pero si están tan gordos y tan guapos!...

Vamos a relatar un hecho - ya hoy incorporado al anecdotario, a la pequeña historia de esta guerra civil- del que fue protagonista "involuntario" un querido compañero de Redacción:

A raíz de la toma del Gran Casino, se extendió rápidamente por toda la ciudad la triste noticia de que nuestro amigo había caído como un valiente luchando al lado de la legalidad republicana.

Esta infausta nueva llegó a oídos de otro compañero de la Prensa, quien, ni corto ni perezoso, personóse en los locales de la C.N.T. exponiendo la triste situación en que quedaba la "viuda" y los "huérfanos" del amigo caído bajo el plomo fascista.

Los camaradas de la Confederación proveyeron diligentemente a las primeras necesidades de aquel hogar en luto y nuestro bondadoso amigo se encaminó a casa del "difunto" portando dos grandes cestas repletas de comestibles.

Con gesto compungido llamó al timbre; y cuando una niña salió a franquearle la entrada, hizo esta pregunta:

-¿Vive aquí la viuda de Tal...?

La respuesta se la dio, desde una habitación interior, el propio "difunto", quien ya en el secreto de su "defunción" le salió al paso con aquellos versos del "Tenorio":

"Los muertos que vos matáis gozan de buena salud..."

Y así como éste son muchos en San Sebastián "los muertos que vos matáis", propaladores de rumores estúpidos o hinchadores de bulos tontos.

---------------------------------------------------------------------------------------------

Teléfonos del diario
FRENTE POPULAR
14.634 y 14.621


2006 Departamento de Cultura, Juventud y Deporte - Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net